martes, marzo 24

Siete Claves para Superar la Crisis y No Morir en el Intento 01 - Las Expectativas Defraudadas: Crisis Humana y de Valores

Siete Claves para Superar la Crisis y No Morir en el Intento - 01
Las Expectativas Defraudadas:  Crisis Humana y de Valores
En el inconsciente colectivo hay incertidumbre acerca de un cercano colapso social, agravado por la desconfianza e impotencia ante las clases dirigentes, ante la falta de auténticos líderes. Por otro lado, nuestra educación positivista y materialista generó la expectativa de un orden social avanzado y una prosperidad continua y progresiva. Sin embargo vemos que estas expectativas no estaban fundamentadas en la realidad, sino que más bien existen ciclos económicos y sociales y ecológicos cuyas leyes desconocemos, y que de manera súbita aparecen desmembrando el sistema social y económico en cuestión de días y provocando una crisis humanitaria y de valores de profunda y larga repercusiones, especialmente para la psicología “occidental”, que es ya hoy en día universal.
Occidente no sólo ha perdido la dirección de sus líderes, sino que también ha puesto en duda su propia identidad (muchas veces a mano de esos mismos pseudo-líderes políticos) Ha puesto la semilla de la discordia y de la erosión en los propios basamentos de sus sistemas educativos y a través de los medios de comunicación de masas en la misma opinión pública. Todos los valores sociales y culturales han sido puesto en duda con la aquiescencia de los poderosos y los políticos de toda clase.
Y si no hay líderes auténticos, no hay tampoco liderados, sino una masa amorfa que no sabe bien a qué atenerse. No sabemos si la música de los tambores africanos es mejor que la de Mozart, ni si el matrimonio monogámico, expresión de una larga convivencia entre religiones occidentales, resultado de la jurisprudencia milenaria y de la experiencia social, etc., es mejor o dejar que otras culturas impongan sus costumbres poligámicas en aras de una supuesta tolerancia aunque eso conlleve la pérdida de derechos de la mujer. No sabemos ya si por libertad religiosa ha de entenderse dejar que alguien cocine un crucifijo en un programa televisivo, o hacer una caricatura de Mahoma. No sabemos si la Pietá de Miguel Ángel debe valorarse al mismo nivel que los 124000 euros que cuesta cada una de las latas de heces frescas del artista Piero Manzoni. No sabemos ya si la vida es sagrada o no, mientras que la clonación secreta de seres humanos continúa al mismo tiempo que se promociona por todos los medios la creencia de que la inteligencia artificial dará paso a la humanidad (?) del futuro.
El desconcierto es total. Esta es la causa de la crisis de valores, el relativismo, el no saber con qué carta quedarse, puesto que todo se ha cuestionado. 
A esta destrucción sistemática de los pilares fundamentales, se ha añadido, consciente o inconscientemente una proyección de futuro científico-materialista: la de un mundo feliz, organizado solo por la ciencia, que sabrá dar respuesta a todas nuestras necesidades materiales. ¿Qué más da saber qué es lo bueno o lo malo, lo moral o lo inmoral, si de todas maneras tendrás todo a tu alcance, vivirás protegido, y todos tus apetitos serán satisfechos? Sin embargo, se ha producido lo contrario, no solo hay inseguridad moral, sino inseguridad económica, lo prometido no se ha cumplido. 
La sospecha comienza a difundirse, las enfermedades epidémicas, casi de proporciones bíblicas anuncian que algo no va bien. Ya nadie confía pues en lo que la sociedad y sus dirigente pueda ofrecerles. El inconsciente colectivo refleja esa visión a través de las creaciones literarias y cinematográficas que nos presentan un mundo en estado catastrófico donde la supervivencia es la única ley.
Se han intentado muchas utopías a lo largo de los dos últimos siglos, muchas clases de "ismos" utópicos, prefabricados en despachos por intelectuales sin real experiencia, han nacido con la pretensión de traer soluciones, sin embargo solo han generado siglos de conflictos, y más sangre que nunca en el el siglo XX y en el XXI.
No ha funcionado la revolución social, entre otras cosas porque no había auténticos líderes humanos, a lo más toscos jefes revolucionarios, o líderes sin conciencia, a veces asesinos, que tomaron el poder, y otras veces grupos de intereses que lograron aplicar sus propias fórmulas. 
¿Desde que despacho oscuro idearán el nuevo modelo salvador? ¿Quién lo llevará a cabo? ¿Gentes imbuidas de sabiduría y heroísmo o más bien gentes ansiosas de poder formar parte de “la casta” ? 
Sólo nos queda la revolución humana, o sea la revolución interna que se centra en la base misma del problema, en los seres humanos que conforman el tejido social, necesitamos un Hombre Nuevo, con una mirada diferente, capaz de ver en su interior y capaz de hacer realidad los ideales humanistas universales.
Esa Revolución Humana, sólo puede tener como principios la Fraternidad, el Conocimiento y el Desarrollo de los Potenciales Humanos, desde el profundo respeto a todos los hombres, de todas las razas, de no importa qué país y qué genero, basta con ser humano
Proponemos Siete Claves para Sobrellevar la Crisis que en sucesivos artículos desarrollaremos. 

“No preguntes qué puede hacer tu país por tí, sino tú por tu país” (John F. Kennedy)
A ello yo añado “y para ti mismo, para tu Ser profundo”

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:


¡Recibe los últimos artículos de Seraphis Filosofía en Acción en tu Telegram!
Descárgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los últimos vídeos y artículos, etc. Solo recibirás estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario