martes, enero 30

El Arte Que Trasciende: Estética Metafísica

-

El Arte que trasciende

Estética Metafísica

Lo que caracteriza al mundo de hoy es la falta de profundidad. Todo carece de trascendencia, por tanto cualquier actividad humana, llevada a su √ļltima perfecci√≥n, se queda corta porque no es capaz de saltar la barrera del l√≠mite metaf√≠sico. En otras palabras, las explicaciones materialistas al uso tanto del Arte, como de la Historia, de la Psicolog√≠a, de la Ciencia, etc., terminan en el mismo lugar donde empezaron, en el dominio de lo f√≠sico y material. Y dando vueltas y coletazos, como un pez sacado del agua, nos hace morir de asfixia, por falta de elementos superiores, aplastados as√≠ por lo rampl√≥n que no ve m√°s all√° de sus estrechas miras.

Resumiendo, el Límite Metafísico insuperable, está en la raíz de la angustia vital propugnada, por ejemplo, por esa pseudo-filosofía llamada existencialismo del marxista estalinista y materialista Jean Paul Sartre.

La M√ļsica, o sea las Artes de las Musas, que no se limitan pues al sonido, sino a toda su producci√≥n art√≠stica, es un ejemplo de ejercicio para superar los l√≠mites entre la materia y lo metaf√≠sico. Todas las llamadas “artes”, y utilizo letras en min√ļsculas con toda intenci√≥n, pueden ser utilizadas de una manera vulgar y material, o bien servir de pedestal a partir del cual lanzarse a las conquistas del esp√≠ritu.

As√≠, de esta √ļltima manera el “arte” o dir√≠amos mejor lo artesanal, se convierte en ARTE, que nos permite intuitivamente trascender la vida vulgar.

Por ejemplo,la M√ļsica, como Arte de los Sonidos, formaba parte en la antig√ľedad de los Misterios. Hoy esta palabra, no encierra en verdad misterio alguno, salvo el de la ignorancia o la superstici√≥n, ya que a lo que los cl√°sicos se refer√≠an con tal nombre era a las ceremonias inici√°ticas en las que los “Mystae”, los velados, pod√≠an contemplar las verdades divinas, en lo que Plat√≥n llamaba la “epopte√≠a”, la visi√≥n directa de los dioses.

La M√ļsica y el Teatro mist√©rico ayudaban pues a los “velados”,o sea a los que no pod√≠an ver la realidad directamente, sino a trav√©s de velos, a despojarse de los mismos y contemplar la Verdad. Pues hay verdades √ļltimas que no pueden ser expresadas por el discurso racional, sino a trav√©s del sentimiento est√©tico que es capaz de transportarnos a experiencias superiores.

Durante el Renacimiento italiano, el mundo románico encerrado en sí mismo, y cargado de las cadenas del peso eclesiástico, acabó por romper los límites metafísicos impuestos. De repente, la Tierra, rodeada por 7 esferas de las que pendían los ángeles, regida desde arriba por un ser supremo que más bien parecía una repetición del Zeus griego, se abrió a un mundo nuevo lleno de ARTE, que explicaba lo invisible a través de un impulso metafísico cargado de belleza. Los antiguos Misterios se expresaban de nuevo tímidamente a través del Arte.

Como ejemplo, esta es la √©poca de Marsilio Ficino, el peque√Īo hombre, quien fue destinado desde joven por Cosme de Medici, patr√≥n y regente efectivo de Florencia, a ser el instructor y traductor de los trabajos de Plat√≥n, perdidos entonces para el mundo occidental. Fue Ficino el verdadero impulsor de la Escuela Plat√≥nica del Renacimiento, que tanta influencia tuvo tambi√©n sobre el trabajo de artistas como Botticelli, y obras como “La Primavera” y “El Nacimiento de Venus”. Personalidades tales como Pico de la Mirandola, Agrippa de Nettesheim, Durero, Milton, etc. recibieron la influencia de Marsilio Ficino.

Se decía que en dichas reuniones en la Escuela Platónica, cuando la tristeza o el desánimo cundía entre sus participantes, Ficino con su lira mágica, templaba y exaltaba el espíritu de todos los participantes, muchos de los cuales fueron los pioneros del maravilloso Renacimiento italiano.

Las Artes se hac√≠an as√≠ terap√©uticas, e incluso la m√ļsica occidental recuper√≥ en parte los antiguos vientos, avanzando paso a paso desde el Renacimiento hasta las poderosas obras de la √Čpoca Cl√°sica. En Occidente se ha comenzado otra vez a explorar el valor terap√©utico de la m√ļsica, y se est√° aplicando incluso en ni√Īos con autismo o con d√©ficits intelectuales. Ahora bien, el arte y la m√ļsica en particular como terapia, tiene que ser activo, hay que formar parte del mismo.

Pero adem√°s, ayuda a romper los l√≠mites metaf√≠sicos, acompa√Īa con sus vibraciones el alma para que penetre intuitivamente en lo que est√° m√°s all√° de este mundo material. Las Artes, en sus m√ļltiples expresiones, nos permiten hablar con los dioses, con el mundo arquet√≠pico.

En el antiguo Egipto, por ejemplo,se utilizaba la m√ļsica de los planetas, o de las 7 Vocales, cada una relacionada con el sonido de un planeta sagrado, y por ende con un dios, siendo las distancias te√≥ricas de sus √≥rbitas, hasta el centro, las cuerdas de un arpa imaginaria. De ah√≠ que se hablase de la M√ļsica de las Esferas, la vibraci√≥n de cada planeta al moverse en c√≠rculos. Esas siete vocales, han sido investigadas por muchos eruditos, llegando a conclusiones sorprendentes.

Por tanto, ¡qu√© triste es que un m√ļsico, un artista, diga hoy en d√≠a que s√≥lo se trata de un trabajo m√°s!, porque significa que ya no posee la varita m√°gica de la Est√©tica Metaf√≠sica.

DE LA EST√ČTICA A LA METAF√ćSICA

Arte y Estética no son sinónimos, aunque están íntimamente relacionados. Veamos primero que se suele entender por Estética:

La Est√©tica se define como una rama de la filosof√≠a, centrada en el estudio del conocimiento obtenido a trav√©s de los sentidos, y √©l estudio de las caracter√≠sticas de estos √ļltimos.

Se considera el “nacimiento” de la Est√©tica occidental y su relaci√≥n con la Filosof√≠a, a partir de la obra del fil√≥sofo alem√°n Alexander Gottleib Baumgarten (Aesthetica, 1750)

Transmisión Esotérica:

El Arte también ha servido para transmitir lo que nadie podía expresar con palabras. Así, del sacerdote budista Kukai (774-785) tomamos las siguientes palabras:

El abad me inform√≥ que las escrituras esot√©ricas son tan abstrusas que su significado no puede transmitirse excepto a trav√©s del arte. Por esta raz√≥n, orden√≥ al artista de la corte Li Chen y a una docena de otros pintores que ejecutaran diez rollos de los mandalas de la Matriz y del Diamante…

Refinamiento y Educación

“La Caligraf√≠a China”

La caligrafía china se ha relacionado con la comunicación y el cultivo espiritual. Su práctica requiere altas cualidades personales. Requiere experiencia, meditación, penetración y sensibilidad, forma parte de la educación del noble.

Religiosidad

El Arte √Ārabe-Musulm√°n

La representación figurativa de seres vivos, estando prohibida en el Islam, ha hecho que el arte islámico haya desarrollado por un lado la belleza formal representada en las formas geométricas, a menudo alegóricas, por ejemplo la estructura de los jardines, a semejanza del paraíso, y por otro lado las representaciones caligráficas cuyo valor y dignidad no sólo radican en su forma sino también en el significado de las palabras o versos del Corán.

Medida y Medio

Filocal√≠a o «Amor a la Belleza»

Para Plat√≥n, el Arte, o mejor a√ļn, el “Efecto Est√©tico”, que es lo que en realidad se persigue, necesita de la Medida:

“El artista debe, si quiere trabajar bien, conocer la naturaleza de la Medida (Metron, Philebus 64 e).

La “Medida” est√° en la base de cualquier desarrollo art√≠stico verdadero, porque s√≥lo la medida “abre”, y “encaja” en la cerradura que facilita la entrada a la Emoci√≥n Est√©tica, que es el Medio.

Entre las Artes, la m√°s alta es la del hacedor divino, el Demiurgo, que compuso el Universo como una imitaci√≥n de las Ideas Inmutables. El “Amor a la Belleza”, relaciona a los hombres con los dioses y con la belleza del reino eterno que habitan y sus expresiones.

Plotino a√Īade: (En√©ada N, 4·33).

El Bien irradia belleza de s√≠ mismo y es la fuente de la belleza, mientras que la Belleza misma es la segunda en el orden de las emanaciones. As√≠, la belleza de un objeto hecho por el hombre (una estatua) es una imitaci√≥n de la Belleza y, en √ļltima instancia, del Bien.

El impulso est√©tico, tiene una primera diana definida: el impacto astral-b√ļdico. A trav√©s del mismo √©ste penetra en otros niveles como el mental, donde agitando el pensamiento, no s√≥lo sugiere ideas y juicios, tambi√©n puede alcanzar niveles vibratorios m√°s altos, puede llegar a provocar la visi√≥n intuitiva de realidades que est√°n m√°s all√° del alcance de nuestro razonamiento y juicio.

¿Por qu√© impacta? Porque, como toda llave, previamente hay una cerradura que le corresponde y que es preexistente en el alma del ser humano.

A veces, al principio sólo se trata de una percepción mental, pero ésta por sí sola no es capaz de ir más allá. Sólo cuando ésta percepción mental impacta en lo mental-intuitivo, es cuando se abren las puertas a la contemplación de las realidades a las cuales apunta la obra artística.

¿Qu√© realidades son √©stas?: Lo Metaf√≠sico, aquello que est√° m√°s all√° de lo mensurable, de lo sensible y manifiesto en este mundo. Y as√≠ se explica el t√≠tulo de este art√≠culo, porque es a trav√©s de la Est√©tica sensible que alcanzamos la Metaf√≠sica meta-sensible.

Hay, como podemos ver, hay muchas definiciones posibles sobre lo que es Estética, sobre el Arte, sobre lo que es y lo que no es. Pero desde esta perspectiva, el Arte es aquello que siguiendo los cánones, conocidos y desconocidos, pues no todos han sido revelados, con una intención definida de elevación humana y/o espiritual, o de compartir dicha experiencia, es capaz de alcanzar su meta profunda y tocar, como se suele decir, la fibra sensible, que no es otra más que la fibra espiritual y del Idealismo.

Descargar en PDF