jueves, marzo 31

¿Es que Tengo Un Mal Karma?

¿ES QUE TENGO UN MAL KARMA?


Para la mayor√≠a de la gente, la palabra karma casi siempre significa "mal karma". Sin embargo karma es s√≥lo la acci√≥n, no es un mal augurio, o un castigo.¿Pero qu√© clase de acci√≥n? Puede ser una acci√≥n consciente y voluntaria, o bien accidental e involuntaria.


Para el Buda, el karma, entendido como semilla de estados futuros de sufrimientos, y como causa que genera a su vez reacciones mentales, emocionales y físicas complejas, es el mal karma intencional, diferente del karma accidental o meramente la mala acción cometida por ignorancia.


Incluso nuestra legislación moderna reconoce, por ejemplo, que no es lo mismo un homicidio accidental que un homicidio doloso.

miércoles, marzo 30

Simbología Numérica - 1 - El Lenguaje de los Misterios y sus Claves

EL LENGUAJE UNIVERSAL DEL MISTERIO Y SUS CLAVES


SIMBOLOG√ćA NUM√ČRICA

Se justifica el abandono total de la Numerología por parte de la Ciencia, por no representar ninguna realidad verificable, se relega pues a la categoría de las pseudo ciencias. Los matemáticos dejaron de hacer hace mucho tiempo este tipo de cálculos.

Desde mi punto de vista tienen raz√≥n, porque si existe una Numerolog√≠a realmente esot√©rica no est√° al alcance del com√ļn de los mortales, por tanto especular con ella no tiene mucho sentido. Y por otra parte si se trata de un juego con n√ļmeros en busca de aplicaciones tales como la predicci√≥n del futuro, el cumplimiento de ciertas profec√≠as, etc., etc., adem√°s de ser una falsedad, caeremos entonces en las m√°s rid√≠culas teor√≠as y en las m√°s burdas patra√Īas.

Dicho lo anterior, lo que s√≠ que hay que aclarar es que el N√ļmero, por su √≠ntima relaci√≥n con la forma, y por tanto con todo lo existente, como los propios matem√°ticos pueden constatar, ha sido utilizado en todas las √©pocas como S√≠mbolo y expresi√≥n de elementos m√°s o menos sutiles.

s√°bado, marzo 26

Confundir Original y Copia

Confundir Original y Copia

Eclecticismo o Sincretismo

En nuestra b√ļsqueda personal de la verdad, a√ļn caminando en las sombras, confrontamos diversos puntos de vista: por un lado est√°n las verdades con las que crecimos y las creencias religiosas con las que fuimos adoctrinados desde peque√Īos, y por otro lado, a veces en abierto contraste, est√°n nuestros descubrimientos maduros de nuevos puntos de vista, de otras perspectivas religiosas y culturales.

La reacción ante dicha confrontación puede ser de tres tipos:

  • Conservadurismo: Volver a las creencias iniciales, m√°s vale lo seguro que arriesgarse. El conformismo casi siempre gana.
  • Sincretismo: Negar la existencia de contradicciones entre diversas creencias. Se mezcla todo bien en la misma olla, se remueve, y se come bajo el t√≠tulo de "tolerancia" y "apertura mental".
  • Eclecticismo: La madurez de seguir nuestros propios pasos, aprendiendo e incorporando aquello que realmente es √ļtil y verdadero. Sin contradicciones.

miércoles, marzo 23

La Joya en el Loto

La Joya en el Loto

En un curioso libro del experto erudito en temas tibetanos, el Doctor Donald Sewell Lopez, profesor de la Universidad de Michigan, cuyo título es "Prisoners of Sangri-La: Tibetan Buddhism and the West", se hace una revisión muy completa de muchos de los mitos que sobre el Tibet y su misticismo se han desarrollado en la cultura occidental.

Tibet ha pasado de ser una tierra desconocida y alejada del mundo, a convertirse en el imaginario colectivo en una tierra "perdida" e inalcanzable en el tiempo, sobre todo a ra√≠z de la invasi√≥n china de los a√Īos cincuenta del siglo pasado. Su leyenda se ha profundizado a√ļn m√°s si cabe, pasando de ser un conocimiento privativo de algunos expertos y eruditos a conformarse como un pa√≠s m√≠tico y m√≠stico conocido por todos en el √°mbito de la cultura popular.

Los tibet√≥logos, han puesto a disposici√≥n del p√ļblico interesado un conocimiento material y m√°s exacto acerca de esa cultura y de sus s√≠mbolos, pero tambi√©n de alguna manera, como tambi√©n ha sucedido con Egipto, los estudios de estas civilizaciones y las publicaciones eruditas repetidas en medios distintos, si bien han acercado el Tibet y Egipto a la mass media, han perdido totalmente el esp√≠ritu de aquellos locos aventureros del siglo XIX, sustituy√©ndolo por "conocimientos cient√≠ficos detallados", que en verdad, cuando alcanzan al p√ļblico general, no ense√Īan m√°s que el esqueleto descarnadamente detallado de estas civilizaciones, pero ya sin su alma.

lunes, marzo 21

El Camino Extremo del Medio

El Camino Extremo del Medio

El título de este artículo puede llamar la atención de algunos porque por lo general se suele entender "El Camino del Medio" como una especie de equilibrio entre extremos, una suerte de moderación equidistante, ni demasiado caliente ni demasiado frío.

Sin embargo, emprender este camino en nuestra vida supone una decisi√≥n arriesgada, llena de fuerza y una aut√©ntica aventura espiritual. No se trata este camino de un "compromiso" entre contrarios y opuestos, pues como se√Īalan los Sutras budistas es un camino que se emprende sin entrar en ninguno de los extremos, sin contar con ellos para encontrar un punto medio, sino superando ambos t√©rminos y yendo m√°s all√°, dando el salto a una concepci√≥n diferente, "siempre hacia arriba y adelante".

viernes, marzo 11

Alma Animal y Humana

 Alma Animal y Humana

Si la Filosof√≠a nos vale de algo es, como justamente su nombre indica, para entendernos mejor y amar la Sabidur√≠a que bendice el mundo. Si no sirviese para eso, ¿para qu√© otra cosa podr√≠a servir? ¿Se convertir√≠a quiz√°s en un nombre hueco que s√≥lo tendr√≠a valor entre los que estudian para ocupar c√°tedras o los que buscan adornarse con un t√≠tulo?

Pues bien, este  embri√≥n de fil√≥sofo, o sea un aspirante a formar parte de los que realmente aman la sabidur√≠a, hoy ha tenido que ponerse a prueba.

Un ser muy amado y que me quer√≠a much√≠simo, que me segu√≠a con su mirada de ojos francos y t√≠midos all√≠ d√≥nde fuese, y que a pesar de los a√Īos conservaba la alegr√≠a sencilla e infantil de los ni√Īos y la inocencia del que carece de maldad se ha ido. 

Para siempre.

domingo, marzo 6

El Camino del Perro

El Camino del Perro

 


 Muchos persiguen eso que se llama Liberaci√≥n, porque todos buscan soltar la carga que sostienen en esta vida. Cuanto m√°s se avanza en el curso vital, m√°s "cosas" se nos pegan a la piel, a los huesos, a los m√ļsculos y hasta al pensamiento. Sobre todo a √©ste √ļltimo, de manera que acaba por perder su caracter√≠stica principal, la rapidez, la velocidad y la capacidad de elevarse y volar, para finalmente caer pesadamente contemplado inerme la carga que lleva.

 

 A partir de ese momento, como el esclavo que lleva un indeseado fardo, s√≥lo se piensa en deshacerse del mismo. La forma de liberarse, su significado, var√≠a dependiendo de la educaci√≥n, del sentimiento religioso, etc. Para conseguirlo frecuentemente emprendemos caminos "alambicados", tortuosos, a veces de tipo m√°s o menos religioso, y que incluye desde las disciplinas m√°s estrafalarias y exc√©ntricas que imaginarse uno pueda hasta los caminos  discipulares trillados, que suelen llevar hasta el pico de una lejana y alta monta√Īa, desde la cual, al contemplar el camino recorrido y el otro lado del valle, uno se da cuenta de que nunca hubo necesidad de subir hasta ah√≠; pero claro esto nunca se puede llegar a saber a menos que se complete el camino.

 

 Y puede que se tenga √©xito, pero quiz√°s no lo que se esperaba, porque principios, medios y final tienen que formar un todo lleno de significado y sentido com√ļn. 

viernes, marzo 4

Conciencia y Totalidad

Conciencia y Totalidad

La Conciencia, "cum-scire", por definición es aquello que posee un conocimiento global del propio hombre, de sus propios actos y consecuencias, la conciencia moral, pero también consiste en el conocimiento relacionado conmigo mismo y con el mundo que me rodea.

En origen la palabra “cum-scire” conten√≠a tambi√©n el significado de "discernir", separar y distinguir. Precisamente el primer acto de conciencia consiste en darse cuenta de la existencia de uno mismo en contraposici√≥n al mundo.