martes, marzo 3

Conócete a Ti Mismo VII - El Primer Paso en la Conquista Moral y Ética

EL PRIMER PASO EN LA CONQUISTA MORAL Y ÉTICA


En todas las tradiciones religiosas existe un punto de partida basado en la revelación de una escritura o conjunto de creencias. Uno de los valores señalados como obligatorios para sus seguidores es precisamente tomar como principios éticos los revelados por dicha religión, y como obligaciones morales las derivadas de ellos. Sin embargo esta forma de acceso a la moral es, como mínimo, automática, requiriendo no análisis ni juicio por parte del creyente, que adopta los puntos de vista de sus correligionarios con el fin de ser aceptado por los demás tanto en esta vida , como en la otra vida. 

Sin embargo las tradiciones más profundas, cercanas a la filosofía, o sea aquellas que no hacen de la revelación automática la fuente del comportamiento, sino a partir de una conquista personal de la libertad y la conciencia, insisten en la necesidad primera de establecer una conversación interior. Se trata de la búsqueda de una iluminación que permita confrontar los problemas de la vida, a partir de una fuente oculta y omnisciente que se encuentra en el mismo interior del ser humano, más allá de los  componentes psico-fisiológicos que constituyen la personalidad humana.

Estas mismas tradiciones sitúan como primer requisito para ello el aislamiento del mundo exterior y de los sentidos, dirigiendo la atención al mundo interior, sirviéndose de la introspección como primer mecanismo. Nuestra civilización en los últimos siglos ha hecho esta tarea aún más ardua y difícil, multiplicando por mil el bombardeo de informaciones y tentaciones,  el ruido mediático y social.

La principal "revelación" o principio que se tiene en cuenta es la de que este mundo y sus circunstancias es ilusorio, que existe una realidad más allá, y que incluso el Yo no es más que una mera ilusión, el resultado de la agrupación de varios componentes (físico-fisiológico, psicológico-mental) y que al modificarse, disolverse y desaparecer éstos con el tiempo, así mismo ese Yo será modificado, disuelto y extinto.

El principal objetivo ético es pues darse cuenta de que la raíz de todo mal, de toda ambición, de todo egoísmo, se encuentra precisamente en ese ego ilusorio, y que por tanto la intensidad de nuestras faltas, su presencia incluso, es algo que depende de una sola cosa: el entendimiento claro de la ilusión del ser. Más que esforzarse en desarrollar una a una las distintas virtudes, o disminuir los defectos morales, convendría más desprenderse de lo ilusorio, de esta manera, de forma natural, las virtudes nacerán, y los defectos morirán de inanición. 

De hecho, la moral, en estas tradiciones, es el resultado casi automático de esta percepción ética. No habría un énfasis en el establecimiento de normas morales, sino más bien en la percepción de lo ético, que tiene como base fundamental la inmersión de la conciencia en ese mundo supernatural de la quintaesencia humana. Así, podemos citar como en el Antiguo Egipto, o en la India Védica, la moral es vivida como reacción a unos principios éticos, mientras que en las religiones monoteístas posteriores la moral es el resultado de una revelación, un código que permite el acceso a lo superior.

El punto de partida es pues totalmente diferente, en las tradiciones orientales y egipcia lo primero es la percepción de ese principio quinto del hombre, y luego derivar de ahí los principios éticos, y por ende la práctica moral. La moral no sería pues el acceso o camino de acercamiento a lo sagrado, sino que al contrario es la presencia de lo sagrado la que inducirá  un comportamiento moral.

No obstante, esta forma de acceso, digamos directo, a lo trascendente, es tal como el Bhagavad Gita hindú reconoce, el más seco y difícil.  Y para el hombre occidental, totalmente volcado en el mundo exterior e hiperactivo, se convierte en un camino prácticamente cerrado.  Por esta razón, la propuesta délfica no sitúa en primer lugar la Épsilon, sino el "conócete a ti mismo" y luego "nada en exceso", o sea, el camino progresivo del descubrimiento profundo y el trabajo práctico sobre la personalidad. Es decir la Filosofía, que permanece como el camino más practicable, más que nunca en nuestros días.

Descargar Post: Conócete a Ti Mismo VII - El Primer Paso en la Conquista Moral y Ética

Descargar Serie Completa "Conócete a Ti Mismo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario