jueves, julio 21

Medicina del Futuro V - Los Dos Caminos del Médico

-

La Medicina del Futuro V

Los Dos Caminos del Médico

Tenemos dos manos, la izquierda y la derecha, dos hemisferios cerebrales, dos sistemas nerviosos, autónomo y voluntario, consciente e inconsciente, dos piernas, y aparentemente un sólo corazón; en realidad son dos corazones, el izquierdo y el derecho unidos por un tabique fibroso.

Y sigue la lista: dos ojos, dos o√≠dos, dos ri√Īones, dos pulmones, y un h√≠gado que tiene dos l√≥bulos. El resto son las entra√Īas y sus variantes, intestinos, est√≥mago, vejiga, etc. Somos duales hasta en nuestro pensamiento, pues somos incapaces de concebir las cosas en su totalidad absoluta, s√≥lo podemos manejar conceptos relativos.

En Medicina también hay dos caminos, o debería haberlos, porque frecuentemente se olvida uno de ellos. Y siendo la Medicina como es, una ciencia del Hombre y para el Hombre, también debe ser dualista en sus concepciones. Pero no lo es.

lunes, julio 18

Lo Que Hay Que Conservar - Los 7 Pasos de Osiris

-

LO QUE HAY QUE CONSERVAR

En el anterior art√≠culo, pregunt√© qu√© cosas fundamentales hay, qu√© cosas reales que deben protegernos, formando parte de la verdad de nuestro ser interior. Ped√≠ escribir una peque√Īa lista de lo que merece la pena.

Muchos me hab√©is contestado privadamente, y otros en nuestra p√°gina. El siguiente texto abajo, es de una novela que escrib√≠ hace a√Īos, y que describe un grupo de personas, luchadores de la resistencia, en un Egipto imaginario del futuro, contra el poder de un tirano fundamentalista y que, reunidos en Abydos, conforman una hermandad, aunque desorientados y algo desanimados. Su l√≠der, Abdelrahm√°n, en medio de la noche, alrededor del fuego, inspirado por las estrellas, se dirige a ellos, y les habla precisamente de lo que es importante, de lo que hay que guardar, de los valores que tienen que permanecer.

viernes, julio 15

Economía de Guerra, "Debe y Haber"

-

ECONOM√ćA DE GUERRA

DEBE Y HABER

Recientes acontecimientos internacionales me han hecho repensar c√≥mo valorar de otra manera la econom√≠a. Esta palabra tiene su origen etimol√≥gico en el griego “oikos”, que significa “hogar”, y “nomos”, que significa “ley” u ordenamiento – de donde “oikonomia” – o “administraci√≥n del hogar”, o del Estado, o de cualquier otra cosa que nos concierna de cerca.

Algo que conocemos todos es eso del “debe”, las deudas, y del “haber”, lo que se posee. Claro que si miramos de nuevo a estos conceptos desde otro √°ngulo, est√°n las deudas, por ejemplo, morales o k√°rmicas, y lo que de verdad poseemos o de lo que tenemos dominio sobre ello, por ejemplo las “virtudes”.

Una buena econom√≠a implica, en lo personal, dejar pocas cosas que cumplir o hacer (debe), entre ellas “restar” los errores y da√Īos hechos por nosotros mismos, al tiempo que hay que acumular muchas virtudes, buenos actos, etc.

De ah√≠, como en todo buen ejercicio econ√≥mico de final de a√Īo, que haya tambi√©n el llamado “D√≠a del Ajuste de Cuentas”, como lo denominaban los antiguos egipcios, donde se repasan todos nuestros actos econ√≥micos, siendo en este caso el “oikos”, nuestra propia alma y ser.

Hablemos ahora del “Contable”, ¿qui√©n es? Pues s√≥lo puede ser uno mismo, eso nos dice el Libro de los Muertos, donde el coraz√≥n, o sea lo m√°s √≠ntimo de nosotros mismos, nuestra conciencia, es el testigo de nuestros actos Y EL FISCAL ante el Tribunal de los Jueces Divinos, que se encargan de tomar nota, o sea la memoria indeleble representada por los llamados Lipikas (s√°nscrito: escribientes), o administradores del Karma.

Es evidente pues que lo que me llevar√© conmigo s√≥lo ser√° lo que sea verdadero y real, quedando detr√°s todas las ilusiones. Pero, mientras que sigo vivo y actuando en esta encarnaci√≥n, ¿Qu√© es lo que realmente poseo, lo que uso, y lo que no poseo ni uso?

Estas preguntas me surgieron a ra√≠z de escuchar que en este conflicto internacional al que alud√≠a al comienzo, la econom√≠a de los pa√≠ses ha sido afectada profundamente, y al valorar la importancia econ√≥mica de ciertas naciones con respecto a otras, los analistas han descubierto que en esta confrontaci√≥n los supuestos pa√≠ses ricos y poderosos, no lo son tanto, y que las econom√≠as secundarias poseen mucho m√°s valor, llegando en realidad a poseer la mayor√≠a de la “riqueza real”.

Estos an√°lisis econ√≥micos han descubierto que para muchas potencias del llamado primer mundo, su riqueza consiste en bienes “ilusorios”, no productivos, no reales, evanescentes. Por ejemplo, muchas personas que viven en estas sociedades se sienten “ricas”, o al menos modernas y al d√≠a, porque tienen un buen tel√©fono, un ordenador, est√° en contacto con muchos amigos a trav√©s de las redes sociales, atienden a m√ļltiples cursos online, sobre cosas como “coaching”, “ecolog√≠a chupi”, o “macram√©”.

De la misma manera, los pa√≠ses grandes poseen as√≠ mismo grandes inversores burs√°tiles, en telefon√≠a, en redes sociales, en cine y “entretenimiento”, en turismo, etc., etc. Estos son s√≥lo algunos ejemplos. La mayor parte de la industria se traslada a los pa√≠ses del tercer mundo. All√≠ se produce de todo, en China, India, Sud√°frica, Indonesia, etc., Por otro lado, se importa petr√≥leo, gas, componentes electr√≥nicos, bienes agr√≠colas, de otros pa√≠ses, porque se piensa que toda esa industria no es necesaria mientras se posea la m√°quina para imprimir billetes y los medios de comunicaci√≥n para hacer que los dem√°s lo acepten.

Curiosamente, los pa√≠ses de segundo orden, seg√ļn el esquema corriente de las cosas, aparentemente no poseen tanto como los anteriores, pero se ha demostrado su gran capacidad para mantener una industria pesada importante, extracci√≥n de recursos minerales, petr√≥leo, recursos agr√≠colas y pesqueros, tierras raras, esenciales para la fabricaci√≥n de microchips, etc., etc.

Si aplicamos esa realidad a nuestra propia vida, también veremos lo mismo, la existencia de valores personales aparentes y valores reales.

Vivimos vidas “prestadas”, porque intentamos ajustarnos a alguno de los modelos que nos ofrecen, incluso en la manera de vestir, de llevar el pelo cortado, o coleta, el lugar donde nos reunimos, las cosas aceptables sobre las que “debemos” hablar, etc.

Hoy cuando se habla de temas metaf√≠sicos, en un lugar p√ļblico, se tiende a bajar la voz, con verg√ľenza, sin embargo si hablamos de sexo, de violencia, o hacemos una critica inmoderada, elevamos el tono de voz, sin sentirnos azorados en lo m√°s m√≠nimo. O sea, mientras nos ajustemos al modelo todo est√° permitido.

Pensamos que “estamos al d√≠a”, por la ropa o los aparatos accesorios de los que hacemos gala, por el s√ļper ordenador, la s√ļper c√°mara, el s√ļper aud√≠fono, o el s√ļper lo que sea. Aunque vivimos sin tiempo real para nosotros mismos, eso s√≠, nuestra vida est√° llena de “ins” y evitamos todos los “outs”.

Esas cosas, en verdad, no las poseemos, ellas nos poseen a nosotros, nos arrastran a consumirlas, conseguirlas, pagarlas, presumir de ellas, y vuelta a empezar de nuevo. Ellas nos poseen a nosotros.

Son como las economías de los países del primer mundo occidental.

Cabr√≠a preguntarse pues ¿en una cada vez m√°s clara cercan√≠a de una Nueva Edad Media, qu√© clase de econom√≠a real, tanto en lo material, como en lo espiritual, debemos desarrollar?.

  • En lo material:

Deber√≠amos repensar y recrear modos de vida m√°s tradicionales, o sea menos dependientes de valores propios del “mercado” y m√°s realistas y √ļtiles. Deber√≠amos valorar de nuevo el trabajo manual, la agricultura, el vivir con y de la tierra, pero no destruy√©ndola sino respet√°ndola. Vale m√°s un peque√Īo huerto que media docena de coches el√©ctricos, vale m√°s un conocimiento b√°sico de c√≥mo construir con las manos nuestra casa que saber c√≥mo suscribirse a una p√°gina web para publicar nuestro perfil o contratar una hipoteca… Pero eso quiz√°s no sea √ļtil ahora, aunque algunos pasos deber√≠amos dar en esa direcci√≥n.

  • En lo espiritual, √©tico y moral, o como quer√°is llamarlo…

Bien pensado, no voy a contestar a esta segunda parte, simplemente os digo y propongo lo siguiente: si alguien fuese tan amable, ¿podr√≠a decirme e ilustrarme, sobre cu√°les son las Cosas Reales, la “econom√≠a” de verdad, las leyes o normas que protegen esta casa que soy yo mismo?.

¿Alguna propuesta? Atr√©vete… Escribe aqu√≠ abajo una peque√Īa lista de lo que merece la pena, seguramente aprenderemos algo.

Descargar en PDF

miércoles, julio 13

La Medicina del Futuro IV - Nutrición y Causas de Enfermedad

-

La Medicina del Futuro IV

LA NUTRICI√ďN Y LAS 5 CAUSAS DE LA ENFERMEDAD

Por nutrición, de manera general, se suele entender todo alimento que ingresa en nuestro organismo, pero se olvida con frecuencia que, tratándose de salud, es importante también tener en cuenta las ideas y pensamientos que también ingresan en nuestro organismo. Hay ideas que nos alimentan sanamente y otras que nos destruyen por dentro.

Por tanto, es dif√≠cil tener una visi√≥n clara de lo que es bueno o malo para nuestro bienestar: los alimentos, los objetos, sustancias y hasta personas que nos rodean act√ļan sobre nosotros en cada circunstancia y momento de manera distinta. Puede que sea sano tomar tal o cual vitamina, pero acto seguido su beneficio quedar√° anulado por tener un smartphone con intensidad alta de emisi√≥n de radiofrecuencias, o por estar sentado durante horas viendo televisi√≥n, o tener una mala conversaci√≥n llena de ira y odio, o por estar sentado en una habitaci√≥n con “mal ambiente” ps√≠quico.

s√°bado, julio 9

Simbología Numérica 9 - Los Sanat Kumaras

-

Simbología Numérica

El 9, Los Sanat Kumaras

En esta serie de art√≠culos dedicados a la numerolog√≠a simb√≥lica, llegar al n√ļmero 9 es llegar al final, porque el 10, como se ver√° m√°s abajo, es s√≥lo el comienzo de una nueva serie. Pero este final, cercano al l√≠mite simb√≥lico de aquello que sabemos, nos pone en contacto con misterios que est√°n m√°s all√° de nuestra comprensi√≥n.

Desde un punto de vista, los n√ļmeros simb√≥licos, tradicionalmente, representan entidades o jerarqu√≠as de seres que conforman y recrean el Universo. Los n√ļmeros primeros representan el despliegue de la creaci√≥n desde la Unidad, que se manifiesta a partir del Absoluto Incognoscible.

jueves, julio 7

La Medicina del Futuro III - Salud Psico-Física

-

GIMNASIA PARA EL ALMA Y RELIGI√ďN PARA EL CUERPO

Una vieja observación de Platón culpaba al desequilibrio entre el alma y el cuerpo como la inicial causa de enfermedad.

En las antiguas culturas y civilizaciones, tales como los griegos, chinos, egipcios, etc., se consideraba que el desequilibrio o falta de armonía podía recuperarse en sus estadios iniciales, pero si el proceso continuaba daba lugar a la enfermedad manifiesta, difícilmente curable en aquella época.

Seg√ļn Plat√≥n, algunos hombres nacen con un cuerpo fuerte y saludable, pero con poca afici√≥n al estudio y a la lectura, y por el contrario con gran tendencia a las actividades corporales, a la gimnasia, y al arte militar. Acaban por embrutecerse, hundidos en su masa muscular.