miércoles, marzo 30

Simbología Numérica - 1 - El Lenguaje de los Misterios y sus Claves

EL LENGUAJE UNIVERSAL DEL MISTERIO Y SUS CLAVES


SIMBOLOGÍA NUMÉRICA

Se justifica el abandono total de la Numerología por parte de la Ciencia, por no representar ninguna realidad verificable, se relega pues a la categoría de las pseudo ciencias. Los matemáticos dejaron de hacer hace mucho tiempo este tipo de cálculos.

Desde mi punto de vista tienen razón, porque si existe una Numerología realmente esotérica no está al alcance del común de los mortales, por tanto especular con ella no tiene mucho sentido. Y por otra parte si se trata de un juego con números en busca de aplicaciones tales como la predicción del futuro, el cumplimiento de ciertas profecías, etc., etc., además de ser una falsedad, caeremos entonces en las más ridículas teorías y en las más burdas patrañas.

Dicho lo anterior, lo que sí que hay que aclarar es que el Número, por su íntima relación con la forma, y por tanto con todo lo existente, como los propios matemáticos pueden constatar, ha sido utilizado en todas las épocas como Símbolo y expresión de elementos más o menos sutiles.

En otras palabras, es una forma más del lenguaje simbólico, como lo son los demás símbolos religiosos, metafísicos, filosóficos y culturales.

Desde este punto de vista, nadie, ni siquiera los científicos y matemáticos más acérrimos pueden negar su uso y explotación a través de los siglos. Por tanto su estudio es muy interesante porque nos aporta algunas claves metafísicas y numéricas que están presentes en muchos textos antiguos, incluidos los textos sagrados.

Un ejemplo de lo anterior lo podemos encontrar en el Mito de la Creación Heliopolitano del Antiguo Egipto donde, como explicamos en otra parte de este blog, la creación se despliega como una emanación numérica.

Y para empezar esta serie numérica, comenzaremos por explicar la primera secuencia, el paso del 0 al 1, del Vacío Absoluto inicial a la Primera Unidad Creadora.

Para la mente humana es imposible "visualizar" lo Absoluto, porque la naturaleza de nuestra mente es dual. Tan pronto como intento visualizar la UNIDAD ABSTRACTA, o sea lo Absoluto, no puedo evitar proyectarla en mi imaginación contra un fondo. De tal manera que en el mismo instante en que trato de enfocar esa Unidad Absoluta, ésta se vuelve una dualidad: el Fondo Abstracto de lo Absoluto más la Primera Unidad Manifiesta, o sea sin darme cuenta ya estoy en la Dualidad, visualizo dos cosas que son los conceptos que se manejan.

Si continuo haciendo lo mismo, tratando por ejemplo de focalizar la Dualidad, ésta sólo puede ser visualizada sobre el Fondo de la Unidad, con lo cual hemos pasado automáticamente al Tres o Tríada.

Y así sucesivamente cada vez que repito el mismo experimento todo estado numérico o geométrico se proyecta sobre el fondo de la unidad anterior, haciendo realidad el viejo dicho que dice que la Unidad Abstracta es aquello inaprensible pero que siempre está presente.

En otras palabras, las secuencias numéricas, especialmente en el campo simbólico, son una expresión del devenir de nuestra mente. Veamos todo esto con un poco más de detalle.

EL CERO y EL CÍRCULO

Espectro Electromagnético
Imagen de Wikipedia

El Universo puede ser dividido en dos concepciones desde un punto de vista humano: el Universo de las cosas visibles y los seres, y el de las No-Cosas o No-Manifiestas. Si tomamos, como ejemplo en el plano material, una representación gráfica de la escala de ondas electromagnéticas observaremos que empezando por las infinitamente grandes hasta las infinitamente pequeñas hay muchos tipos de frecuencias, algunas accesibles por medio de los sentidos o aparatos para los seres humanos, y otras que no son accesibles de ninguna manera, aunque podemos imaginarlas.

Observamos desde lo inmensamente grande a lo infinitamente pequeño toda las variadas formas y propiedades conocidas de las ondas electromagnéticas

En todo ese conjunto, infinito porque su desarrollo depende de expresiones numéricas infinitas, sólo el espectro de ondas que se corresponde con la luz visible es lo que llamamos LUZ, y el resto, hasta poco tiempo atrás, era considerado OSCURIDAD. Y señalo que sólo hasta hace poco tiempo, porque el avance de la Ciencia ha permitido "visualizar", por medio de aparatos electrónicos aquello que para los antiguos sólo eran entelequias o cosas invisibles, por ejemplo las ondas del espectro infrarrojo.

En las antiguas doctrinas esotéricas y místicas, y en muchos libros sagrados, se hacían ciertos juegos de palabras relacionando la LUZ visible con la OSCURIDAD, y la OSCURIDAD como la auténtica y real LUZ. ¿Cómo es posible ésto?¿Qué querían significar?

Siguiendo el ejemplo anterior, para el ser humano de hace tres siglos, debido a sus limitaciones psicosensoriales, el resto de frecuencias electromagnéticas no visibles eran no-cosas, no-seres. Aplicando la misma regla a todo el resto de fenómenos materiales y espirituales, llegaremos a la conclusión de que hay todo un Universo Real pero que no podemos concebir y al que comparamos con LA NADA, o EL VACÍO porque no es perceptible para nosotros.

Algunos libros sagrados hablan de que el mundo fue creado a partir de la nada o del vacío. Tomado en sentido literal es un absurdo, pues de la nada nada puede crearse, pero si lo entendemos por "nada" aquello que es algo pero aún no definido, como la lengua inglesa nos recuerda, porque "nada", "nothing" en ingles es "no-thing", no cosa, no perceptible, no definido o sin atributos, entonces sí tiene sentido.

Lo anterior, es algo parecido a lo que sucede en el texto de la Biblia, cuando se refiere al comienzo de la creación, cuando se dice que sólo había "Tohu va-bohu", el vacío-oscuridad inicial.

Por consiguiente, el Universo de lo Real, y no sólo el de las apariencias que podemos percibir con nuestros sentidos, está compuesto por las "cosas" con atributos perceptibles por los humanos, y por las "no cosas", sin atributos desde un punto de vista humano.

Como resultado, para la filosofía clásica, las "cosas" se originaron a partir de las "no-cosas", o sea las "esencias" se convirtieron en las "ex-sistencias", o sea la salida (ex) al ser (sistere) a las cosas con atributos, se es esto o aquello, o verde o colorado, se es en definitiva.

Por tanto la materia que conocemos, según la tradición, se originó a partir de la diferenciación de la Invisible Materia Primordial. Una vez más, las palabras antiguas preservan en su forma trazas de su significado original, porque Materia y Madre, tienen en latín el mismo origen "Mater".

El Big Bang

La mayor parte de los científicos están de acuerdos en que el Universo empezó hace unos 13.770 millones de años, a partir de lo que se ha dado en llamar como el Big Bang (la Gran Explosion). Aunque el término sugiere una colosal explosión, no se trató realmente de una "explosión", sino que más bien el Espacio y el Tiempo se expansionaron rápidamente.

Big Banb, Wikipedia
Big Bang Wikipedia

Al comienzo se cree que el Universo era infinitamente denso e inimaginablemente caliente, aunque debemos aclarar que solo en "el comienzo", cuando las cosas empezaron a moverse, porque justo antes (¡?), si se puede hablar de un antes cuando no existía el tiempo, no había materia con atributos y por tanto nada que pudiese estar caliente ni frío, ni energía, ni dimensiones que nos permitiera hablar de "estar denso" o "fluido". Esto nos recuerda bastante, aunque lógicamente con las limitaciones poéticas, la descripción del Rig Veda, quizás el texto más antiguo conocido de la humanidad y texto sagrado de los hindúes:

No existía algo, ni existía nada;

El resplandeciente cielo no existía;

Ni tampoco la inmensa bóveda celeste se extendía en lo alto.

¿Qué es lo que lo cubría todo? ¿Qué lo cobijaba? ¿Qué lo ocultaba?

¿Era el abismo insondable de las aguas?

No existía la muerte, pero tampoco nada existía que fuese inmortal.

No existían los límites entre el día y la noche.

Sólo el Uno respiraba inanimado y por Sí,

Pues ningún otro aparte de Él jamás había existido.

Reinaban las tinieblas, y todo al principio estaba velado.

En obscuridad profunda; en un océano sin luz;

El germen hasta entonces oculto en su envoltura

Hace brotar una naturaleza de ígneo color.

[Rig Veda: Himno de la Creación]

No se puede saber nada acerca de lo que causó el Big Bang, porque el concepto de causa-efecto de la moderna física está relacionado con el tiempo, y antes de eso... no había "antes". La Ciencia no dice nada acerca de cómo se comportaba el tiempo y el espacio antes de los primeros instantes, porque no existían. Los versos del Rig Veda bien podrían ser hoy las respuestas de un científico ante un interrogatorio policial sobre el Big Bang.

Se cree pues que, en esos primeros momentos, todas las formas de materia y energía, así como tiempo y espacio empezaron a formarse. Conforme el Universo se fue expandiendo se fue enfriando, hasta llegar a una fase de transición similar a la que ocurre cuando el agua empieza a congelarse, liberando así una gran cantidad de energía.

Entonces, en un instante, apareció el fenómeno que los científicos llaman "inflación", que no se trata de lo que hoy sufrimos sino de una expansión exponencial del Universo: ¡creció con un factor calculado en 1050 en 10 -33 segundos! (o sea un "0," seguido de 32 ceros y un uno al final)

Al respecto los textos sagrados antiguos, como por ejemplo las llamadas "Estancias de Dzyan" de origen tibetano y budista, describen también, de forma poética, esa especie de inflación, o expansión súbita:

  1. La última Vibración de la Séptima Eternidad palpita a través del Infinito. La Madre se hincha y se ensancha de dentro afuera como el Botón del Loto.

  2. Cunde la Vibración, y sus veloces Alas tocan al Universo entero y al Germen que mora en las Tinieblas; las Tinieblas que alientan sobre las dormidas Aguas de la Vida.

  3. Las Tinieblas irradian la Luz, y la Luz emite un Rayo solitario en las Aguas, dentro del Abismo de la Madre. El Rayo traspasa el Huevo Virgen; el Rayo hace estremecer al Huevo Eterno, y desprende el Germen no Eterno, que se condensa en el Huevo del Mundo.

Posteriormente el proceso se lentificó, aunque continúa en expansión hasta nuestros días.

La Ciencia nos habla del origen de nuestro Universo a partir de un "punto sin dimensiones", es decir desde un "punto abstracto", porque sin dimensiones, sin tiempo ni espacio, no es posible la existencia de la materia. O mejor dicho: la existencia de la materia es un hecho relacionado con cómo "se concentra el espacio y el tiempo".

Podemos observar, como ejemplo de ese punto abstracto, lo que sucede en un televisor: hay un punto que se mueve a lo largo de la pantalla creando un mundo de ilusión que nos parece estar compuesto de imágenes reales.

De la misma manera, nuestro Universo no es más que la expansión de una ilusión provocada por el movimiento del punto original, que está en todas partes y en ninguna, creando así el tiempo, el espacio y la materia:

"El Uno es el Punto indivisible no encontrado en parte alguna, y percibido en todas partes durante aquellos períodos..." (The Secret Doctrine, Vol I, H.P. Blavatsly)

Bien, se crea el Espacio, y comienza el Tiempo. Eso es lo que dicen las tradiciones antiguas y que afirman también del mismo modo las teorías modernas, ampliamente aceptadas, del Big Bang. Pero la pregunta entonces que nos debemos hacer es: "¿En dónde aparece el Big Bang?¿En el Seno de qué? La ciencia no tiene respuesta. Pero la tradición dice lo siguiente: que el Espacio diferenciado, o sea el espacio que habitamos y conocemos, aparece en el seno del Espacio Abstracto. Leamos un poco más de la tradición que la Gran Maestra Blavatsky recogió de fuentes antiquísimas:

"He aqui, ¡Oh, Lanú!*, el Radiante Hijo de los Dos, la Gloria refulgente sin par - el Espacio Luminoso**, Hijo del Negro Espacio***, que surge de las Profundidades de las grandes Aguas Obscuras"

* Discípulo ** Espacio manifiesto *** Espacio abstracto

El Radiante Hijo
Big Bang Inicial Wikipedia

Estas ideas fueron representadas en símbolos, y como símbolo fundamental para el "Comienzo" se escogió el Círculo, pero éste en realidad representa una Esfera: Para aprehender el significado de un símbolo debemos observarlo con nuestra mente analítica desde varios ángulos.

El círculo, considerado como una línea continua, no tiene principio ni fin, por consiguiente representa la duración infinita. Este círculo puede ser considerado como la proyección de una esfera sobre un plano. Y esa es exactamente la moderna definición del Universo, una esfera, pero con una particularidad, se trata en realidad de un Esferoide: una esfera sin superficie externa (no límites conocidos) y por consiguiente sin centro, o también una esfera en que cada punto de la esfera es el centro ¿Podemos concebir o imaginar eso?

Esta es una curiosa idea puesto que me hace pensar que yo y cualquiera es el Centro del Universo, o al menos de nuestro universo, y ello nos debería invitar a la idea de tolerancia, puesto que cada uno, según la Ciencia vive un Universo particular al tiempo que forma parte del Universo general.

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario