sábado, abril 25

Importancia de la Filosofía en Nuestros Tiempos

IMPORTANCIA DE LA FILOSOFÍA EN NUESTROS TIEMPOS


Generalmente se suele dividir el estudio de la filosofía en Filosofía Antigua, Medieval, Renacentista-Moderna Y Oriental. El filósofo y profesor J.A.Livraga nos indica que no hay que entender la historia de la filosofía como una mera línea continua en la que cada filósofo y época es la directa consecuencia de lo anterior. 

Cada sociedad, sus espíritus más alertados, intenta buscar las respuestas apropiadas al momento en el que se vive. Así, por ejemplo, el descubrimiento del Nuevo Mundo y de nuevas rutas de comercio, el contacto con otras culturas, trajo nuevos desafíos que no estaban en relación directa con los temas que preocupaban a la filosofía de los periodos anteriores.

Sabemos de la importancia e influencia de la filosofía clásica. Frecuentemente nos apoyamos en Platón, Aristóteles, al tiempo que admiramos todas las filosofías tradicionales con las cuales tendemos a identificarnos, véase por ejemplo el interés en nuestra época por las filosofías orientales, y cómo éstas, ya se trate de taoísmo, budismo o hinduismo, etc., no sólo han atraído a los pensadores sino también a masas de nuevos practicantes en pleno siglo XXI en los países occidentales.

No obstante no debemos olvidar que además de ser eclécticos en nuestro pensamiento, es decir, extraer lo mejor de cada pensamiento e ideología, tenemos también que ser conscientes de que vivimos en el siglo XXI: la mayor parte de las tendencias, tanto en el terreno de la ciencia, como en la sociología y en la religión, son el resultado directo del desarrollo de la filosofía moderna a partir de Descartes y sus predecesores renacentistas. 

La sociedad que nos rodea y aquellos que se interesan por el pensamiento y la filosofía, están fuertemente influenciados por los temas principales de la filosofía moderna. Las nuevas vivencias religiosas, tanto las nuevas tendencias como la evolución de las tradicionales, también toman su raíz en la enorme confrontación ideológica y filosófica que se se desarrolló a partir del Renacimiento y que llegaron a su plenitud durante la época de la Ilustración.


Es evidente que estamos en una época de crisis, y las crisis se caracterizan por la pérdida de los ejes fundamentales que han dado vida a una civilización o pueblo. El nuevo desafío de los fanatismos religiosos, que no es privativo del Islam, ponen en marcha fuerzas que parecían ya vencidas o superadas en nuestra sociedades aconfesionales. Obsérvese si no la profusión de canales televisivos donde la temática principal es religiosa, ya sea de alguna secta cristiana o islámica. La mezcla cultural, el relativismo en los conceptos, ha llevado a no saber más en qué consiste nuestra civilización. Al lado de los cuadros renacentistas se exhiben auténticas basuras valoradas en millones, y al lado de la música de Beethoven suena el tam tam de las hordas "multiculturales".

Cuando algunos presienten el advenimiento de una Nueva Edad Media, a lo que se refieren es a esa debacle de los principios en que ya no sabemos a qué atenernos. Europa, si no quiere hundirse, tendrá que definirse, tendrá que buscar cuáles son las raíces básicas, los elementos fundamentales de lo que se ha dado en llamar mundo occidental. ¿Cuáles son esos valores? No basta con señalar en general aquellos que definieron a la antigua Grecia y Roma, porque ¿tendremos que tomar de ellas el concepto de esclavitud? ¿Imitaremos el afán de conquista y guerra de los romanos? ¿Imitaremos a los griegos antiguos en asignar a la mujer un papel secundario en la sociedad? ¿Nos organizaremos en pequeños estados como los helenos, en perpetua lucha de unos contra otros?

Lo que ha definido como válida la civilización occidental es el resultado de muchas cosas, de la tradición egipcia tamizada y filtrada por los griegos, la tradición griega y sus filósofos, el espíritu de las leyes de los romanos, pero también esa primera revuelta que supuso el pensamiento del Renacimiento y que, siguiendo los parámetros ya postulados por los primeros movimientos rosacruces, culminó en la era de la Ilustración o Iluminismo.

¿Estamos dispuestos a renunciar al valor de la Fraternidad? ¿Renunciaremos a la libertad de pensamiento en aras de la seguridad? ¿Qué haremos con la libertad religiosa? ¿todo vale? ¿Mantendremos la Igualdad como un proyecto válido? ¿Igualdad en qué sentido? ¿Renunciaremos al valor de la Educación? ¿Es que la razón ya no puede ser nunca más elemento de iluminación y moderación del ser humano? ¿Volveremos a la ley del más fuerte, a los señores de la guerra, a derecho de pernada de los nobles? ¿Renunciaremos a que la ciencia mejore el nivel de vida de todos?, ¿Creemos que se puede filosofar cuando se pasa hambre?

Todos y muchos otros temas parecidos fueron los ejes fundamentales del pensamiento de la Filosofía Moderna. Nombres como el de Descartes, Spinoza, Francis Bacon, Voltaire, Diderot, Newton, Bailey, Vico, Locke, Moore, Kant, etc., etc., son esenciales para entender los problemas no sólo de la filosofía sino de la estructura social del mundo en que vivimos. De ahí la importancia de su estudio. Que Platón nos sirva de guía, pero no ignoremos la existencia de estos filósofos, porque el mundo de hoy, en lo bueno y en lo malo, es su directa herencia.

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:


¡Recibe los últimos artículos de Seraphis Filosofía en Acción en tu Telegram!
Descárgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los últimos vídeos y artículos, etc. Solo recibirás estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario