miércoles, abril 1

Los Gemelos, el Mito del Doble Universal I : "Yo Superior y Yo Inferior"


LOS GEMELOS, EL MITO DOBLE UNIVERSAL
El Yo superior y el Yo inferior


En el anterior art√≠culo subrayamos la necesidad de reconocer nuestro aut√©ntico yo, nuestro yo atemporal del yo circunstancial o temporal, y para ello lo ejemplificamos usando la imagen del “Hombre de Vitruvio” de Leonardo da Vinci. Habitualmente se suele decir que representa las proporciones arm√≥nicas siguiendo al famoso Vitruvio, arquitecto e ingeniero romano, que en su obra recoge elementos constructivos inici√°ticos. Reciente investigaciones muestran incluso que existe un cierto canon secreto transmitido a trav√©s de estos par√°metros recogidos en el famoso dibujo de Leonardo, y que muestran adem√°s que efectivamente, sobreimpresos, no s√≥lo existen dos posiciones en el dibujo sino tambi√©n dos hombres, uno joven y otro viejo o sabio. Para aquellos interesados remito al siguiente art√≠culo publicado recientemente en ABC y titulado “¿Esconde un algoritmo secreto el «Hombre de Vitruvio» de Leonardo da Vinci?"

Todo ello nos indica la existencia de una larga tradici√≥n simb√≥lica y esot√©rica sobre el “doble ser” humano, que enlaza adem√°s con otras referencias tradicionales ligadas a este concepto: las leyendas, mitos y tradiciones de casi todos los pueblos contienen alg√ļn apartado dedicado al tema de los nacimientos dobles. 

Generalmente estos mitos se califican como meras supersticiones, o como muestra de la ignorancia e imaginaci√≥n del hombre en la antig√ľedad ante un fen√≥meno para el cual no pose√≠a explicaci√≥n. Sin embargo, incluso hoy en d√≠a, en nuestra era de la informaci√≥n y de la tecnolog√≠a, los nacimientos de hermanos gemelos todav√≠a se rodea de ciertas connotaciones especiales. ¿Qui√©n no se ha sentido atra√≠do ante la semejanza extraordinaria de dos seres humanos? ¿Qui√©n no se ha sentido tentado a preguntar si sienten algo extra√Īo? La atracci√≥n por el fen√≥meno no est√° meramente relacionada con el parecido f√≠sico, sino tambi√©n con las implicaciones psicol√≥gicas que ello tiene.

Nuestra confrontaci√≥n con el fen√≥meno nos lleva a preguntarnos ineludiblemente acerca de la Identidad humana. Nuestra diferenciaci√≥n personal de los dem√°s es algo natural e inconscientemente asumido. Desde los primeros a√Īos de vida, el proceso de captaci√≥n y conocimiento del mundo alrededor se relaciona directamente con la adquisici√≥n de un yo distintivo, que abarca diversas etapas. Al comienzo, en los primeros meses, el ni√Īo no distingue entre el mundo que le rodea y √©l mismo, luego aparece claramente definida la figura de la madre, y gradualmente el padre y el resto del mundo, llevando de manera lenta pero inexorable al descubrimiento del propio yo e incluso a la exacerbaci√≥n de ese sentimiento en la pubertad.

El “otro”, por distinto o semejante que pudiera ser, no nos causa inquietud, las fronteras est√°n bien definidas, e incluso en el caso en que el parecido f√≠sico con alguien sea muy marcado, las diferencias de familia, lenguaje a veces y otras que de alguna manera "protegen" nuestra identidad.


S√≥lo hay un tipo de "gemelo" cotidiano que nos inquieta: nuestra propio imagen ante el espejo, ¿Qu√© se esconde detr√°s? ¿Cu√°l es la raz√≥n de ello? Muchas son las leyendas y supersticiones relacionadas con la imagen especular, sobre las que no es necesario insistir, no obstante, √©ste es un fen√≥meno que tambi√©n ha sido objeto de atenci√≥n en la literatura, el cine, la novela, etc. 

El doble del espejo, el doble que espera al otro lado, el doble que sospechamos, pero que sólo vislumbramos en un breve fogonazo intuitivo, nos inquieta, nos revela un mundo paralelo del que no tenemos conciencia clara, y del que tememos que pueda absorbernos. Así, el gemelo especular, posee nuestra alma, sabe de nuestros secretos, amenaza con poseer nuestra conciencia, nos hechiza, es capaz de asomarse al otro espejo de nuestros ojos, para desde allí hablarnos de un mundo desconocido que nos abisma en sus misterios: los misterios de la identidad humana.


El mito de Narciso, la del alma abstraída en su propia contemplación en el reflejo del agua, que representa al mundo que lo atrae inexorablemente hasta hacerle caer, nos habla de una identidad superior absorbida en su propia imagen. Quizá la imagen especular reclama nuestro auténtico ser para devolverlo a su identidad primera, pero eso exigiría que nuestra identidad actual desaparezca, y ésta reacciona entonces con sorpresa y a veces miedo.

Los hermanos gemelos, ponen de manera inconsciente ante nuestros ojos la escenificaci√≥n del problema de la identidad humana. Para la ciencia el hombre no es m√°s que un conjunto de genes m√°s o menos programados, a los que se a√Īade una serie de experiencias que moldean su expresi√≥n. Sin embargo esta definici√≥n cient√≠fica, no refrena nuestras preguntas: ¿Piensan y sienten lo mismo? ¿Qu√© caracteres personales comparten los gemelos? y sobre todo, ¿es cierto, que presiente el uno al otro, que comparten sentimientos y experiencias fuertes a pesar de la distancia?

Esta asociaci√≥n extra√Īa, esta comunidad de sentimientos que se le atribuye, esa percepci√≥n de dos seres unidos en uno, a√ļn m√°s poderosos, enlaza a los gemelos con las tradiciones m√°gicas y los mitos de los or√≠genes del ser humano.

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:


¡Recibe los √ļltimos art√≠culos de Seraphis Filosof√≠a en Acci√≥n en tu Telegram!
Desc√°rgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los √ļltimos v√≠deos y art√≠culos, etc. Solo recibir√°s estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...