sábado, noviembre 6

Al-Fayoum, el Laberinto y el dios Sobek - 03

Los Laberintos

Edward Burne Jones -Teseo y el Minotauro en el Laberinto

El primer laberinto del que hay que escapar es el de las palabras, que pareciendo lo mismo hablan de cosas diferentes.

Porque una cosa es un laberinto entendido como enredo o diseño complejo. Psicológicamente se puede definir como situaciones en las que habiendo diversas alternativas, es difícil decidir la salida en cada paso, la decisión siempre es compleja y se complica cada vez un poco más. Se parece al concepto de karma, porque cada acción nos lleva irremediablemente a una nueva situación, que es una nueva disyuntiva y un nuevo punto de comienzo.

laberinto como enredo

Otra cosa diferente es el laberinto de la mitología, tiene un curso lineal y es bidireccional. Nos conduce hasta un centro donde yace algún tipo de dificultad o misterio, y una vez alcanzado éste, una vez conquistada su clave, nos permite volver a través del mismo sendero pero en sentido inverso, hacia el exterior, victoriosamente.

Laberinto de la Catedral de Chartres

Lo que caracteriza al primero, el enredo, es que se refiere a la vida en general y sus problemas, al estado de confusión en el que nacemos y en el que seguramente moriremos. 

El segundo es el laberinto verdadero, que también está lleno de dificultades, de hecho hay que ser un héroe para acometer su recorrido, está rodeado de grandes miedos y desafíos, pero ciertamente el destino y el curso a seguir están claros. Se parece más bien al camino iniciático de todos los tiempos y civilizaciones, en el que hay que enfrentar y matar el monstruo que nos espera allí al fondo. 

Ariadna entrega el ovillo con el hilo conductor a Teseo

La salida al exterior de nuevo lo garantiza el hilo de Ariadna, que no es tal como la idea popular de telenovela la presenta, como una joven enamorada que ayuda a Teseo y que luego es abandonada. 

Ariadna es una antigua e importante deidad cretense, es la "Gran Diosa" de Creta y del Laberinto y  esposa de Dyonisos, el dios conductor de los misterios. 

Dyonisos y Ariadna

Ariadna nos desafía y nos propone con su ayuda alcanzar el gran misterio de nosotros mismos, al tiempo que nos protege, pues ella es "Arihagne", que en el antiguo cretense significa "La Absolutamente Pura". El Misterio sólo se puede alcanzar desde la pureza interior, cuando el ser puro se enfrenta a la verdad desnuda.

Dédalo e Ícaro

El siguiente protagonista de esta historia es Dédalo, otra figura mítica, "El que trabaja ingeniosamente", o sea quien establece el mecanismo iniciático y, según nos cuenta Plinio, lo hace siguiendo el modelo del laberinto egipcio. Dédalo, es el arquitecto del Laberinto de Creta, es su ingenio el que provee con diferentes armas e instrumentos, entre ellos las hachas, que tanto caracterizan a la cultura cretense y que en el Antiguo Egipto también aparecen dibujadas sobre el pecho de algunos dignatarios. También fue utilizada como símbolo de la presencia de un dios.

Ya solo queda poner en marcha el mecanismo iniciático, o sea establecer el sistema. Se trata de Teseo el héroe, cuyo nombre precisamente significa "el que establece" (de "thesmós", regla, precepto rito y tribunal), Teseo es por tanto el que instituyó el rito.

Teseo matando al Minotauro

No obstante el laberinto de Creta, según cuentan los clásicos, se inspira en el Laberinto Egipcio que es el modelo inicial, y que posee además ambos tipos de laberintos detallados más arriba, el de la confusión que extravía o enredo, como pudieron comprobar los viajeros griegos y romanos, y el laberinto iniciático. Pero eso lo veremos en el siguiente artículo. 

Continuará





1 comentario: