miércoles, noviembre 3

Al-Fayoum, el Laberinto y el dios Sobek - 01

Al-Fayoum, el Laberinto y el dios Sobek


Verano, El Cairo, en el interior de la Gran Pir√°mide. Estamos justo a la entrada de la Gran Galer√≠a ascendente. Hay un peque√Īo grupo de personas que se dirigen en fila india hacia la escalera y que se disponen a la ascensi√≥n. Alguien llama mi atenci√≥n al hablar en espa√Īol en voz alta; est√° cubierto de sudor y resoplando. 

Acceso a la Gran Galería

Viene de alg√ļn lugar de Am√©rica del Sur y, tras secarse la cara enrojecida, le grita a sus acompa√Īantes diciendo que est√° harto de ver piedras y m√°s piedras y que se niega a subir por la Gran Galer√≠a hasta la C√°mara Real. Se da la vuelta con su sombrero a lo "Indiana Jones" y se dirige hacia atr√°s ansioso por encontrar la salida de aquella infernal pir√°mide. Hab√≠a cruzado todo el oc√©ano para visitar la Gran Pir√°mide, y renunciaba en el √ļltimo momento a entrar en el lugar m√°s ic√≥nico.

Y no le faltaba raz√≥n. Las agencias de turismo venden un exotismo de moda, pseudo cultural, que va desde visitar las escaleras donde hacen abluciones los peregrinos junto al Ganges, pasando en g√≥ndola por el Gran Canal de Venecia, las vistas desde la Torre Eiffel con la c√°mara fotogr√°fica al hombro, el Parten√≥n, la Torre de Londres, el Empire State, etc., etc. Todos iconos del consumismo viajero, y todos falsos. 

Porque allí sólo hay piedras y más piedras, o eso parece a los ojos de los cansados turistas, a los que sólo les divierte en realidad los ratos de descanso, las fotos y el helado junto al hotel. No basta con ver con los ojos, hay que estar preparados para ver, sentir y recordar con el alma, y si eso no se posee... solo son piedras.

Hoy existen cientos de ediciones de los di√°logos de Plat√≥n, desde Internet se pueden "bajar" todos los cl√°sicos... y sin embargo nunca se han le√≠do tan poco ni con tanta falta de profundidad, porque al lado de un tuit, de un whatsapp “interesante”, o de una payasada del Tiktok, leer es una p√©rdida de tiempo. 

En algunas casas todav√≠a se acostumbra a tener libros para adornar el mueble librer√≠a, como esas Biblias nacaradas y con letras doradas en los lomos que se pon√≠an en la mesita del sal√≥n, o en las vitrinas caseras, para que se viesen "bonito", aunque tampoco nadie las le√≠a. O como ese Cor√°n que yo ten√≠a en mi despacho y que descuidadamente puse del rev√©s. Sab√≠a entonces poco √°rabe... Un visitante me se√Īal√≥ el error, dici√©ndome que Dios estaba arriba y mi Cor√°n miraba hacia abajo. Por supuesto le di la vuelta inmediatamente, mientras replicaba yo al visitante pregunt√°ndole si sab√≠a que la Tierra era redonda.

De tanto tener, de tanto poseer, de tanto ambicionar, se nos perdi√≥ el alma en el mundo de los mercachifles y las baratijas. No se puede tener un libro sobre Plat√≥n si no se busca una cierta sabidur√≠a, no se puede viajar a ning√ļn sitio si no se ha viajado antes con el alma. Y por esa raz√≥n perdemos numerosas maravillas aun teni√©ndolas al alcance de las manos. Este es el caso y la excusa para iniciar esta serie de art√≠culos, porque nunca un lugar tan solitario, tan aparentemente sin inter√©s se ha visto como aquel del que hoy vamos a hablar... perd√≥n, vamos a visitar.

Al Fayoum, el oasis artificial

Lago Qarun - By Roland Unger, CC BY-SA 3.0

Al sureste de El Cairo, a unos 130 km al suroeste, nos encontramos con la gran depresi√≥n de Al Fayoum, los locales pretenden que su nombre deriva del √°rabe, Alfa-yom, o sea el oasis de los 1000 d√≠as, que es el tiempo que la leyenda dice que tard√≥ en construirse. En realidad parece ser que su nombre procede del t√©rmino c√≥ptico para "mar" o "fiyom" (‚≤™‚≤ď‚≤Ī‚≤ô, del antiguo egipcio pÍú£ym).

La capital, con el mismo nombre que la regi√≥n, se llam√≥ en la antig√ľedad Shedyt, "la separada" o "extra√≠da", quiz√°s una alusi√≥n a que formaba desde la antig√ľedad parte integral del valle, pero separada o puesta aparte. En esos tiempos se llamaba Per-Sobek, o sea la casa o templo de Sobek, el dios cocodrilo, que como veremos m√°s adelante est√° relacionado con los antiguos misterios, como lo estaban tambi√©n los grandes dragones de la China imperial.

dios Sobek

Desde tiempos inmemoriales se dice que los faraones construyeron canales que permitieron que la depresión se alimentase a voluntad con las aguas del Nilo y no sólo por las aguas desbordadas. El canal principal hasta hoy en día existente lleva el nombre árabe de "Canal de Yousef", o del profeta José.

El antiguo lago progresivamente se ha ido mermando en su extensi√≥n, en parte por las condiciones meteorol√≥gicas m√°s secas y con menos lluvias que en la antig√ľedad, y por la ocupaci√≥n progresiva y secado de sus m√°rgenes para aprovechamiento agr√≠cola. Lo que resta es el llamado Birket Qarun, s√≥lo una d√©cima parte de su extensi√≥n en la antig√ľedad, y situado a 45 metros por debajo del nivel del mar. 

Su nombre era Ta-henet-en-Mi-ouir, o sea el lago de Miouir, y √©ste era precisamente el nombre de una ciudad cercana al canal que lo riega.  Los griegos lo tradujeron como Moeris, corrupci√≥n del nombre de Amenemhat III (Ny-maare), ya que asociaron el nombre al fara√≥n, as√≠ que lo llamaron "El lago del fara√≥n Moeris", y dir√≠amos que lo llamaron as√≠ justamente, porque Amenemhat III reconstruy√≥ los canales de la zona, aprovech√≥ y mejor√≥ las tierras de cultivo, y construy√≥ dos monumentos memorables, como la pir√°mide de Hawara y el famoso Laberinto que pasar√≠a a las leyendas de la posteridad. 

Pir√°mide de Hawara

Amenemhat III representa el punto central de este Imperio Medio y, aunque construy√≥ otra pir√°mide en Dahshur, la conocida hoy como pir√°mide negra, es en el Fayoum donde centra sus esfuerzos, construyendo monumentos que, seg√ļn Herodoto, rivalizaban y eran a√ļn m√°s impresionante que las pir√°mides de Giza. 

Amenemhat IIIFitzWilliam Museum

 Amenemhat III tambi√©n realz√≥ el significado y poder del misterioso y antiguo dios Sobek, el dios cocodrilo que rescat√≥ de las aguas al primer fara√≥n, Menes, impidiendo que los perros salvajes acabasen con su vida. 

Msh, se√Īor de la vida eterna como reza abajo

Desde entonces los faraones fueron ungidos con aceite de cocodrilo, "msh" o "meseh", convirti√©ndose as√≠ los faraones en los "mesiha", palabra que ha permanecido en el lenguaje copto hasta hoy en d√≠a con el significado de "Mesias", el Ungido. Los "mesihis" es el nombre con que el que se sigue llamando a los coptos, los herederos de los antiguos egipcios. 

Ahora bien, ¿por qu√© raz√≥n se asigna a este dios cocodrilo tal importancia en relaci√≥n con el Fayoum? ¿Qu√© misterio encierra el dios Sobek? ¿De qu√© misteriosas aguas surg√≠a? ¿Qu√© relaci√≥n ten√≠a como protector de los reyes? ¿Eran solamente animales o quiz√°s iniciados?...

Continuar√°

No hay comentarios:

Publicar un comentario