viernes, marzo 5

La Eterna Música de Egipto 05

¿Dioses de la Música? 


Antes de comentar sobre los dioses relacionados con la música en el Antiguo Egipto, sería conveniente aclarar lo que se entendía por "dios". La palabra egipcia que le corresponde es "neter" (femenino neterit y plural neteru) Habitualmente en los libros de egiptología de divulgación general se suele traducir por "dios". Pero "neter" no tiene el sentido habitual que le damos a esa palabra, como dios personal, sino que más bien representa la "presencia de un poder o cualidad superior", que puede manifestarse en un hombre, en un templo, en un lugar natural, o en el universo. Implica pues la idea de "poder divino o superior" pero no la de un dios personal.

Cuando pensamos en dioses de la música no nos referimos al "patronazgo" de ese arte sino a referencias, a veces oscuras, que relacionan ese neter/it con la música. Además hay que tener en cuenta que el concepto egipcio de "música" es también muy diferente al que nosotros tenemos, porque se refiere a una "música sacra", una magia, un acceso a lo divino, una parte activa en los rituales secretos y cargada de un simbolismo complejo.

Así por ejemplo, la diosa Mehet Weret o Methur, de la que sabemos que posee una relación con la música, sin embargo no sabemos en qué sentido exacto. Mehet Weret es también, cómo no, una forma de Hathor, como casi todas las diosas del Antiguo Egipto. Representa la Matriz o Vacío (vacuum) primordial a partir del cual se genera la vida entera. Y por tanto es también el Agua Primordial de donde todo surge, y es el Agua Final donde todo confluye. Son las aguas también del Nilo celeste donde navegan los dioses y las estrellas. Por eso su cuerpo se representa cubierto de estrellas.

Ahora bien, ¿cuál es el sentido? Se la representa, por ejemplo, formando el lecho del faraón, ¿cuál es el mensaje? ¿Es la Música del Silencio, la Voz del Silencio que nos acoge durante la noche, cuando nuestra alma de alguna manera escapa del tiempo y se une a lo que para nosotros es inconsciente? Aunque que quizá sea una realidad más profunda de lo que pensamos. Se decía de Mozart que cuando anotaba en el pentagrama su música lo hacía sin errores, fijaba su oído y su vista en algo invisible, de donde procedía la música que copiaba y que sólo él podía escuchar. Quizás era Mehet, quién sabe...

También Osiris tiene relaciones extrañas con la música. En las "Lamentaciones de Isis y Nephtys" se le llama “El buen músico tañedor del Sistro”, esta es la razón por la que muchos sistros aparecen atravesados por serpientes, que representan respectivamente a Isis y Nephthys. Estas dos serpientes reciben el nombre de las dos "Señoras Serpientes Cantoras", aparecen representadas en los sistros mágicos, como serpiente atravesando el instrumento, el instrumento que tiene forma de útero, de donde las semillas sonoras harán nacer la fuerza mágica. 

En otras palabras, el Osiris es quien sabe como hacer ascender, con el sonido mágico del sistro (que es él mismo) las dos serpientes iniciáticas en su interior. Es quien sabe como dar nacimiento a sí mismo, construirse a sí mismo, pues como decíamos el sistro es también símbolo del útero femenino. ¿De qué música estamos hablando ahora? ¿Es quizás la música de nuestra vida, con la que hay que saber cómo componer la mejor Sinfonía del Alma?

Para entender mejor esta asociación de ideas musicales y su relación con el nacimiento espiritual, tendremos que recurrir a una antigua leyenda de la quinta dinastía, donde nada es lo que parece. 

Se dice que el Dios Ra concibió tres hijos suyos de una mujer llamada Ruditdidit, esposa de un sacerdote suyo llamado Rausir. Este último no sabía que los niños procedían de su amado dios. Cuando Ruditdidit se puso de parto, Ra envió a cuatro diosas para proteger el nacimiento de los niños: Isis, Nephtys, Mesjenet y Heqet, y además el dios Jnum, el dios alfarero que da forma con barro a los seres humanos, como el Jehová de la Biblia. 

Para poder llegar hasta el lugar sin ser reconocidas, las diosas se disfrazaron como danzantes y músicos mientras que el dios Jnum tomó el papel de su porteador. Cuando el grupo llegó supieron que la señora de la casa estaba sufriendo ya los dolores del parto, entonces ellos replicaron: "dejadnos entrar, pues mirad, nosotros somos expertas como parteras".

Parece por tanto que en el Antiguo Egipto o bien había grupos de músicos andantes los cuales prestaban sus servicios en ceremonias protectoras durante el parto, adoptando cada músico un papel divino, o bien la música tenía un significado más profundo del que creemos. 

La música sería por tanto el arte supremo mágico, el del conocimiento del uso de los sonidos, palabras y notas para crear en lo invisible, y por ello por esa capacidad creativa sería similar al concepto de kriya-sakti entre los hindúes, el poder creador de la palabra, con la que se dice que el mundo fue creado. Por eso la música se asocia tanto al parto como al nacimiento místico. Aunque en Occidente se ha olvidado, la música litúrgica era un acompañante fundamental en las ceremonias religiosas, por eso también el Corán se recita cantando, y los Vedas hindúes también. Pues las dos serpientes, Isis y Nephthys, son cantoras...

Thot

A Thot, dios de la sabiduría, también se le relaciona con la música, se le atribuye el descubrimiento de la lira, e incluso Plutarco le hace el inventor de la música. Hay que hacer notar que Thot, como corporación de sabios que establecieron todos los rituales religiosos y los festivales estacionales, es el dios de la luna y por tanto de los calendarios religiosos, y por ello rige las músicas y "ritmos" asociados al paso del tiempo. La música es etérea, inspiracional, un sonido primordial, pero Thot es quien se encarga de organizarla, enseñarla, y aplicarla en el momento justo.

Bes

Bes, frecuentemente acompañado de signos de protección o instrumentos musicales, a menudo del tambor, también está relacionado con la música como protección mágica. Bes es quien aleja las malas influencias del hogar, protege contra los reptiles, escorpiones y otras mordeduras peligrosas de animales. 
Bes

Dios de la danza, con sus movimientos y gestos trae la alegría y aleja las sombras, en los museos pueden verse pequeños juguetes para niños con un Bes danzante al que se hace girar tirando de una cuerdecita. Bes es un antecedente del Cupido romano o del Eros griego, por su mismo carácter travieso, danzante y alegre, y en relación con el hogar y el placer sensual, y como estos Bes aparece relacionado con la diosa del amor, Hathor, siendo encontrado frecuentemente representado en sus capillas. Bes es pues la música utilitaria, que divierte, que aleja el mal.

Meret o Merit es una diosa relacionada con la música de las "sacerdotisas de la música", la ejecución por las adoratrices de los secretos del arte musical. Por eso es diosa del canto, de la danza, y de los instrumentos musicales. Es la intercesora y la armonía musical entre los dioses, es la diosa como ejecutora de la música. Aparece representada como una mujer con los brazos extendidos. Sus danzas, como diosa doble Merit, del norte y del sur, forman parte de las ceremonias del Jubileo, evocando así la armonía y unión del Norte y Sur.

Esta diosa, de manera más directa, se acerca a la música concreta aplicada por las sacerdotisas, es el arte del músico sagrado.

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario