lunes, noviembre 30

Cómo Matar Zombies

 Cómo Matar Zombies

Primero hay que saber distinguirlos bien. Los zombies saben disfrazarse muy bien, adoptan apariencias "normales", imitan perfectamente y siguen todas las modas intelectuales, de comportamiento, de consumo, de lugares, de comidas e incluso de romances.

Pero si se presta atención, se les puede descubrir. Casi siempre se reúnen en manadas, es raro verlos actuar de manera independiente, aunque a veces algunos muy zombies (se les llama "zumbados") puede que tras un largo recorrido en manada acaben por aislarse en sus madrigueras. No suelen abrir la puerta, por lo cual es difícil detectarlos.

Los zombies de manada, como comentaba, se les puede descubrir, habitualmente es suficiente con agitar enfrente de ellos un iphone último modelo, o bien una tarjeta regalo de Amazon, o una foto de Bad Bunny o Rosalia, o incluso de Pedro Sanchez o Casado, o de un político con moño o coleta, y según el subtipo de zombie lo seguirán sin dudarlo.

Es curioso la fidelidad de los zombies por su manada particular, no importa que el líder les conduzca al precipicio. Se han visto casos de caídas por miles a los barrancos más profundos gritando sin cesar el nombre del líder mientras tuercen la boca babeando. Basta con inventarse alguna bandera colorida, y todos quedarán marcados por esos colores.

Son lentos, se les ve en la manera de avanzar torpemente, arrastrando los pies, incapaces de mirar hacia arriba, tropezando unos con otros, repitiendo las mismas palabras, las mismas que su líder zombie alfa pronuncia. A veces se enzarzan en batallas de unos zombies de un tipo contra los de otro, porque hay muchas variedades. Todos son igual de zombies, pero se odian, es más, el odio les une. 

Son fáciles de distraer, un par de gritos sonoros e inmediatamente la masa de zombies los repite sin cesar mientras se lanza contra los zombies enemigos.

Una vez distinguidos, y atraídos con el iphone o con lo que sea a la trampa, hábilmente hay que darles un pelotazo de Platón, o en su defecto Aristóteles, también cuando más distraídos estén hay que proponerles súbitamente pensar por sí mismos, suele dar resultado, aunque la impresión deja a algunos listos para el arrastre. Si se resisten, confisquen su smartphone o tablet o portátil, según el caso, sin piedad, aunque griten. El proceso de desintoxicación suele ser muy doloroso, pero se puede aliviar con alguna música clásica, o con algunos libros de historia, filosofía, humanismo, etc. Sin miedo, hay que ser duro, sin compasión, y si hace falta se les da un buen golpe con el "Tratado de la Reforma del Entendimiento" de Spinoza, o como terapia de choque se les puede dejar atontados con "La Fenomenología del Espíritu" de Hegel, suele ser infalible.  

Una vez paralizados, desarmados, se puede empezar leyendo por ejemplo algunas cosas de Séneca, el Bhagavad Gita, Marco Aurelio, etc., ya eso según el gusto y las posibilidades. El zombie poco a poco muere, el semblante babeante se relaja, y entonces nace... un ser humano, alguien quien realmente puede progresar en esta infinita y grandiosa evolución del espíritu humano.


Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:



¡Recibe los últimos artículos de Seraphis Filosofía en Acción en tu Telegram!
Descárgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los últimos vídeos y artículos, etc. Solo recibirás estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario