martes, diciembre 15

Médico de Esclavos y Médico de Hombres Libres

 MÉDICO DE ESCLAVOS Y 

MÉDICO DE HOMBRES LIBRES


"Hay dos clases de médicos, aquellos que han aprendido de forma científica y aquellos otros que han aprendido sólo por la experiencia. Como también hay dos clases de pacientes, los hombres libres y los esclavos. El médico de esclavos, los atiende sin escuchar sus quejas, ni observar sus individualidades, prescribe un tratamiento estándar para todos, y corre para ver el siguiente actuando como un tirano en las prescripciones que él da. Los médicos de hombres libres van a más allá, buscan las razones alejadas del padecimiento, y tratan de averiguar acerca de la auténtica naturaleza de la enfermedad, obtiene información de su familia y amigos, y no los tratan hasta haberlos convencido de la necesidad del tratamiento, trayéndoles así bajo su persuasión." [Platón, Las Leyes] 

Aprendí esta lección platónica hace muchos años. En el último año de mi estudios como médico accedí a las prácticas clínicas en hospitales y la decepción que sufrí fue de tal magnitud que abandoné la carrera de medicina faltando sólo una asignatura. 

La falta de consideración humana, la mecanicidad de la actuación médica en las consultas y en los quirófanos, la impersonalidad y frialdad "científica" de las relaciones con los pacientes y los familiares, todo ello y muchos otros detalles, me hicieron rechazar el ambiente asfixiante de los hospitales, pero el factor decisivo fue entender que la medicina moderna no contemplaba de ninguna manera la dimensión vertical del hombre, sólo tenía en cuenta al robot mecánico del cuerpo y no al "ser humano"

Decidí entonces estudiar Historia y Arqueología y abandonar una profesión con la que no me sentía identificado. Esta situación se prolongó por más de un año. 

Pero un primer milagro ocurrió: me descubrí a mi mismo en los ratos libres retomando mis libros de medicina y leyendo con gran interés sobre los misterios de la anatomía, de la fisiología, de las enfermedades y sus causas remotas. Entonces me di cuenta que mi rechazo no era hacia la Medicina, esa ciencia sagrada de mis sueños, sino hacia los hospitales, hacia las consultas de los centros de salud, entonces llamados ambulatorios, una medicina que era y es organizada por los políticos y las administraciones públicas que obligan al médico a actuar como un funcionario, convirtiendo así la medicina en una "profesión" mecánica y vacía de alma con la vista puesta en tratar cuantos más "esclavos" y más rápido mejor.

Las administraciones sanitarias, los seguros, tanto privados como públicos, la industria farmacéutica han arrojado a médicos y pacientes a un ring de boxeo, a un cuadrilátero de lucha, enfrentándolos en una lucha diaria sin fin, en la que ninguno de los dos se siente confortable ni respetado. Mientras médicos y pacientes sufren, los políticos se ufanan de "poseer" los mejores sistemas sanitarios, en tanto que los seguros se frotan las manos con los millones ganados a costa de ser cicateros y hacer pagar a los asegurados hasta el aire que respiran. La industria farmacéutica decide qué se va a investigar y que no, en base a criterios financieros y no a la necesidad. Que nadie crea que los que investigan con tanta celeridad por conseguir una vacuna contra el COVID lo hagan movidos por la compasión o el sentido de la responsabilidad: esta es una gran carrera acelerada por conseguir millones de dólares y el prestigio internacional. Ahí están como prueba de ello los cientos de enfermedades raras que nadie investiga y para las que nadie encuentra cura porque no interesan, esta es la realidad.

El milagro consistió pues en darme cuenta que yo no rechazaba la Medicina, sino el Sistema, los políticos, la industria. Y volví. 

Terminé la última asignatura y me recibí como médico, pero aunque intenté buscar mi sitio, seguía sin encontrarlo. Y aquí llegó el segundo milagro: un compañero médico me habló de los cursos que organizaba un médico de Madrid, cursos que hablaban de cosas diferentes, de humanismo, de medicina natural, de psicología, de energías, de alma en definitiva. Yo no sabía nada sobre esas cosas, sólo lo que los libros de medicina oficiales me habían enseñado. Viajé a Madrid y comencé a asistir a clases dadas en la sede de este doctor, y de repente encontré allí médicos que no eran médicos de esclavos, sino médicos como yo había soñado.

Por primera vez me sentí médico realmente y por primera vez empecé a ver a los pacientes como tales, como seres humanos que sufren y que necesitan no sólo una solución científica, absolutamente necesaria, sino también respeto, afecto, amabilidad y todas las cualidades humanas que se le suponen a un médico.

Dr. Antonio Alzina

Y todo eso se lo debo a una persona, a un gran doctor, un filósofo y un gran ser humano, el doctor D. Antonio Alzina. el fue quien me enseñó a ver las cosas de otra manera, y fue también el fundador del Instituto Seraphis de Nueva Medicina que ha enseñado a tantos cientos de profesionales el sentido del Espíritu y la Armonía en la Medicina, representado simbólicamente por el antiguo Dios Seraphis de Alejandría, y que yo utilizo como nombre de este blog en homenaje a precisamente a ese Ideal Médico. Este blog se dedica sobre todo al ideal general del Espíritu en el Mundo, o sea Serapis, o Osiris en Apis, sin embargo no está relacionado, salvo por el afecto que le tengo, con el Instituto Seraphis de Nueva Medicina.

Yo ya no soy médico, pero más allá de los nombres y de los títulos, a veces se comparten cosas más importantes, como entender en qué consiste ese Espíritu de la Medicina, y el Dr. Alzina compartió ese ideal no con cientos, sino con miles de personas. 

Un abrazo desde aquí al Maestro Médico de Hombres Libres.

Para saber más, acerca del Dr. Alzina:

Filosofía y Medicina, necesidad de un eje espiritual en la ciencia

Educación para el cuerpo, medicina para el alma

La naturaleza íntima del ser humano, energías y planos de consciencia

Medicina para el Cuerpo y para el Alma (libro)


Descargar post en PDF

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:



¡Recibe los últimos artículos de Seraphis Filosofía en Acción en tu Telegram!
Descárgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los últimos vídeos y artículos, etc. Solo recibirás estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...

1 comentario: