lunes, noviembre 9

Ser Quijote: 4 tipos de hombres y 4 conciencias

Ser Quijote: 

4 tipos de Hombres y 4 conciencias


Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío (El Quijote)

Cuenta Platón que hay cuatro tipos de hombres, porque el dios colocó en el alma de cada uno diferentes valores simbolizados por metales, así hay hombre de oro, de plata, de cobre y de hierro.

También en la antigua civilización hindú clasificaron a los seres humanos como sabios (brahmanes) guerreros (kshatriyas) comerciantes y artesanos (vaysias) y trabajadores y campesinos (sudras). Claro que esa clasificación en origen se refería a valores internos, pero con el transcurso de los siglos y la pérdida de valores se convirtió en un sistema hereditario y perverso.

Tanto en Occidente como en Oriente, aunque con diferentes términos y precisiones, clasificaron las edades históricas en edades de oro, plata, bronce e hierro, y en la India en 4 ciclos muy largos conocidos como yugas: Satya yuga, Krita yuga, Dvapara yuga y Kali yuga. Lo interesante es que todas estas clasificaciones hablan de un mundo, de una sociedad y sobre todo de un tipo de ser humano que predomina en esos ciclos.

Claro está que la época en que vivimos no puede llamarse época dorada, pues basta con medirlo desde el punto de vista psicológico para encontrar un alto grado de insatisfacción, infelicidad y trastornos psicológicos, y todo ello a pesar de los inventos y tecnologías aplicadas que intentan hacer nuestra vida más llevadera pero que no pueden evitar el aumento continuado de la tasa de suicidios.

Pero más allá de la época en que vivimos, lo más importante es lo que somos, lo que cada uno vive y espera de la vida. Por tanto lo importante es saber qué clase de seres humanos somos y en qué podemos mejorar. Para ello vamos a ver los cuatro tipos de seres humanos, según su psicología, y trataremos de ubicarnos en una de esas categorías. Por curiosidad.

Un hombre de Oro o Brahman (según los cánones no pervertidos de la India) es por tanto un Sabio, es un hombre de Conciencia Universal, porque relaciona a todos los hombres entre sí, y a todos estos con Dios. En una sociedad ideal, deberían ser los auténticos dirigentes.

Un hombre de Plata o Kshatrya se refiere al que tiene una Conciencia Social. En otras palabras es un hombre que se preocupa sobre todo por los que le rodean, por la sociedad en conjunto, y por su valor más importante, la Justicia. El verdadero khsatrya enfrentará todos los peligros para luchar contra los tiranos y la injusticia, aún a costa de arriesgar su vida.

Un hombre de Cobre o Vaysia es un hombre bueno que tiene una Conciencia Familiar y cercana. A este tipo de ser humano le trae sin cuidado la política, o los grandes conflictos sociales. Es un hombre que sabe como crear riqueza material y se preocupa porque su familia y sus vecinos, aquellos que están cercanos a su labor, vivan bien y nada les falte, para ello trabaja incansablemente para mejorar materialmente la sociedad en la que viven. 

Finalmente, un hombre de Hierro o Sudra es aquel que no tiene conciencia independiente por sí mismo, es una Conciencia Egoísta y, como dicen algunos textos antiguos, come sin criterio, sigue a otros sin criterio, y en definitiva su conciencia no va más allá de su propio beneficio.

Ahora bien, ¿y nosotros cómo nos clasificaríamos? ¿A qué grupo nos afiliaríamos?.

Seamos realistas, hemos sido educados en valores materiales. Incluso dentro de las familias a los hijos no se les educa en la búsqueda de la honestidad y el bien, salvo ocasionalmente y usando frases superficiales. Porque lo que sí se les dice a los niños cada día, de forma directa o indirecta, es que tienen que ser ganadores, triunfadores, tener un buen trabajo y ganar dinero, comprar un coche, etc. Si alguien va a una entrevista de trabajo no será valorado por su honradez, o por su sinceridad y mucho menos por su sabiduría, entre otras cosas porque ni la máquina de autoselección sabe como detectarlo, ni tampoco el entrevistador. Además nos educan en una total falta de idealismo, en buscar nuestro beneficio sin preocuparnos por zarandajas.

Ese tipo de educación es la mayoritaria, y esa educación produce hombres y mujeres que no son brahmanes, ni siquiera kshatryas, a lo más Vaysias, más preocupados por que no falten "las lentejas" para su familia y vecinos. Y en muchos casos ni siquiera eso, porque el resultado de esa educación serán sudras anónimos, egoístas y mirando solo por su estómago.

Así que ¿qué soy yo? Pues yo soy en origen un sudra, con el tiempo y la educación creo que me convertí un poco en un vaysia, pero todavía lucho fuertemente por llegar un día a ser un noble guerrero, un idealista, un kshatrya auténtico que mire más por los demás y por la justicia y que sea como el Quijote un defensor de los débiles sin miedo a los gigantes. Lo de brahman lo dejo para otra encarnación, si es que llego.

¿Y tú? ¿Cómo te ves tú? ¿Qué quieres ser cuando seas mayor?

Descargar en PDF

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram:


¡Recibe los últimos artículos de Seraphis Filosofía en Acción en tu Telegram!
Descárgate Telegram y entra en el anterior enlace para recibir los últimos vídeos y artículos, etc. Solo recibirás estos, ninguna publicidad o enlaces externos.
¡Difunde el enlace! Gracias a ti llegaremos a muchos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario