miércoles, febrero 3

Paracelso - 01

PARACELSO 


"Alterius non sit, qui suus esse potest”

"No seas otro si puedes ser t√ļ mismo", lema de Paracelso

Hablar de Paracelso se ha convertido casi en una moda. Una simple consulta en Internet en espa√Īol nos dar√° como resultado 1.200.000 resultados, y en ingl√©s 4.950.000. Parece que no hubiese mucho m√°s que decir sobre el ilustre sabio.

No obstante hay algunos aspectos que no han sido suficientemente aclarados, por ejemplo su influencia en la llamada por algunos Iglesia Paracélsica que le hizo un peligroso enemigo para el papado, tampoco se ha aclarado que papel tuvo como antecesor del movimiento rosacruz. Muchos ignoran, por ejemplo, que el verdadero "fundador" de la homeopatía moderna fue Paracelso, mucho antes de su reconocido fundador Hahnemann. Tampoco se ha investigado la integración en sus conceptos médicos de la medicina china, ni se ha clarificado su particular modo de entender la Alquimia ni el lengua críptico que utilizaba para ello, ni siquiera están claras las causas de su muerte a una edad temprana, posiblemente un asesinato a mano de sus enemigos eclesiásticos.

Todav√≠a la mayor parte de su obra a√ļn no ha sido publicada. Se calcula que el conjunto de sus escritos corresponden a unos 30 libros voluminosos, sin contar con los numerosos documentos que se han perdido. En ellos cubre una amplia gama de temas que incluyen entre otros la filosof√≠a natural, astronom√≠a, medicina y cirug√≠a, curaci√≥n por aguas naturales, farmacia, alquimia, magia natural y una gran parte dedicada a la reforma teol√≥gica, raz√≥n principal por la que fue perseguido.

El Proyecto Paracelso de la Universidad de Zurich, est√° reeditando, indexando y elaborando traducciones de todos sus trabajos, entre los cuales una gran parte precisamente corresponde a los escritos teol√≥gicos. 

Existen también muchos textos atribuidos a Paracelso, pero que en realidad no fueron escritos por él, sino que fueron una manera de publicitarlos y hacerlos más atractivos por parte de los libreros editores. De estos escritos falsos dedicados a la magia y a la transmutación alquímica del oro derivó la todavía persistente imagen de Paracelso como mago y fabricante de oro. Todavía circulan por Internet trabajos falsos como "El Libro de la Tintura de los Médicos, "El Tesoro de los Alquimistas, "El Cielo de los Filósofos", "El Manual de la Piedra Filosófica", "La Archidoxia Mágica" y el "Libro de los Principios".

En esta serie de art√≠culos trataremos de explicar algunos de los elementos m√°s importantes de su legado, y tambi√©n de su impacto en el momento de su aparici√≥n en escena. Como el profesor y erudito alem√°n, Dr. Heinrich Schipperges, apunta: 

"Todos tienen algo que decir acerca de √©l, y a√ļn as√≠ realmente nadie lo conoce. Nos acercamos a √©l con dificultad, pero, una vez que lo hemos conocido, ya no podemos separarnos de √©l"

Otros dicen: 

"El se convirtió en un genio solitario cuyas ideas eran muy avanzadas con respecto a su época; un romántico héroe que desafiaba toda convención y autoridad establecida; un mago renacentista; un mártir de la ciencia natural; un religioso militante; un rebelde utópico quien abogaba por cambios en la sociedad. Como médico es considerado como uno de los precursores de la medicina moderna, uno de los muchos padres de la práctica médica ilustrada, o también como un precursor de los enfoques holísticos de sanación. [Bruce T. Moran - Paracelsus, An Achemical Life]

Algunos profetizaron sin equivocarse sobre Paracelso en el siglo XX:

“Paracelso arroj√≥ perlas a los pies de los cerdos, y por ello los ignorantes se burlaron. Su reputaci√≥n fue desgarrada por los perros de la envidia y el odio, y fue asesinado traidoramente por sus enemigos. Pero aunque su cuerpo f√≠sico regres√≥ a los elementos de los que se form√≥, su genio a√ļn vive; y a medida que los ojos del mundo se abren m√°s a la comprensi√≥n de las verdades espirituales, aparece como una estrella en el horizonte mental, cuya luz est√° destinada a iluminar el mundo de la ciencia a√ļn oculta y a penetrar profundamente en los corazones de la generaci√≥n venidera, y cimentar el suelo sobre el que la ciencia del siglo venidero crecer√°.” [Dr. Franz Hartmann, The Life of Paracelsus]

Un hombre polifac√©tico al que s√≥lo podremos acercarnos humildemente a uno de sus rostros cada vez, tratando de entender y reconstruir su mensaje. 

Continuar√°

Subscríbete al Canal Oficial de Seraphis Filosofía en Acción en Telegram: