lunes, octubre 16

NUESTRO DEBER ES DENUNCIAR EL MAL

-

NUESTRO DEBER ES DENUNCIAR EL MAL

….Nosotros denunciamos con indignaci√≥n los malos sistemas y organizaciones, sociales y religiosas y, sobre todas las cosas, la mojigater√≠a y la hipocres√≠a; pero nos abstenemos de censurar a las personas. Estas √ļltimas son hijas de su siglo, v√≠ctimas de su medio ambiente y del Esp√≠ritu de la √Čpoca. El condenar y deshonrar a un hombre en vez de sentir l√°stima por √©l y, tratar de ayudarlo, por haber nacido en una comunidad de leprosos, convierte en leproso al que lo condena…

…se√Īalamos la podredumbre de nuestra jactanciosa civilizaci√≥n, indicando c√≥mo conducen a ella sus perniciosos sistemas de educaci√≥n, mostrando los fatales efectos de estos sobre las masas…

…Es m√°s elevado, y con mucho, m√°s noble, el ser uno de aquellos que aman a sus semejantes, sin distinci√≥n de raza, credo, casta o color, que ser meramente un buen patriota, o a√ļn menos un partisano….

Saber medir con la misma medida a todos, es m√°s santo y m√°s divino que, ayudar a su pa√≠s en sus ambiciones privadas de agrandamiento, lucha o guerras sangrientas en nombre de la CODICIA y el EGO√ćSMO. H.P.Blavatsky.

El globalismo brutal ense√Īa ahora sus garras, y por todos los medios intenta, bajo la excusa de defender supuestas libertades o democracias, extender su dominio aplastando por cientos de miles a todos los seres humanos a su alcance.

No nos callemos, no dejemos de criticar los muertos de un lado para complacer a los muertos del otro lado. Las heridas injustas sangran en ambos bandos, y las víctimas inocentes purgan por la ambición desmedida de los gobiernos infames que nos rigen.

No entremos en luchas partidistas, o nacionalistas, porque eso es lo que los poderosos quieren, pero seamos valientes con nosotros mismos para reconocer el mal de frente, sin asignarle color, ni refugiarse en ning√ļn credo o poder salvo el del Bien para la Humanidad.

La Bestia, acorralada, furiosa, abatir√° a millones, pero m√°s fuerte es el Alma que en silencio se mantiene firme con el solo escudo de la Verdad.