viernes, julio 9

Karma hasta en la Sopa

Karma hasta en la Sopa


Sa-cerdote: Aquellos sí que eran buenos tiempos, la gente te respetaba, porque reconocían nuestra función divina.

Inquirer: ¿Y qué función era esa?

Sa-cerdote: nosotros éramos los intermediarios certificados, sólo nosotros administramos los decretos divinos.

Inquirer: Y ahora...

Sa-cerdote: ¿ahora?, esto es un sindiós, no hay vergüenza ni respeto.

Inquirer: se refiere usted a las denuncias por pederastia...

Sa-cerdote: ¡falsas acusaciones en su mayoría! Pero no me refiero a eso sino a esas ideas infieles que han penetrado en nuestra sociedad...

Inquirer: tales como igualdad, fraternidad, y libertad religiosa, ¿no?

Sa-cerdote: sí, eso mismo, pero además mezclado con conceptos orientales, como eso del karma, ya no hay castigo ni gracia divina, sólo hay el karma que lo explica todo.

Inquirer: Mire, en eso tiene usted algo de razón, no hay que arrojar el agua de la palangana del baño con el niño dentro.  Ciertamente vuestra "religión" ha hecho más por desunir que por unir, separando a unos de otros en base a lo que quería el poderoso y os convenía, traicionando así hasta el mismo concepto de "religión" o sea "religare", “reunir” en latín. Ahora sufrís precisamente el karma de siglos y del cual beberéis hasta la última gota amarga de sangre vertida. Por eso este concepto del karma os hace rechinar los dientes, porque del karma nadie escapa, ni siquiera los poderosos pueden huir. 

Pero he dicho antes que tenéis algo de razón, y es que este concepto tan profundo y sagrado del "karma" se utiliza hoy hasta en los bares de moda como quien habla del tiempo. "Hoy tengo un karma negro", "Ese es mi karma", "Ojalá le caiga encima todo el karma por lo que ha hecho", "Se lo merece, eso es por su karma".

Y así, de manera tan sencilla, hemos sustituido la palabra "dios" por karma, y también la palabra "diablo", pues igual hubiera valido decir "que el diablo se lo lleve" o "dios así lo ha querido" que decir "que lo pague con su karma" o "su karma lo ha querido". Esta palabra se ha convertido en moneda de uso común, hasta el punto que todo el mundo la usa y la entiende, ya no es un extraño concepto hindú, aunque a decir verdad sigue siendo tan desconocido ahora como entonces. 

Porque el siguiente paso consiste en decir: “nació así, pobre, atrasado, torpe, retrasado, ignorante ...por su karma” 

Y el siguiente paso es añadir: “algo habrá hecho en su vida anterior, seguramente es el resultado de pasadas acciones”


Y aún otro paso más, a nivel colectivo: “Toda esta gente, son atrasados porque el karma así lo ha querido, esta casta, esta raza... ya se sabe, son así, no tienen remedio”


Así hemos llegado al resultado final: 200 millones de personas, repito 200 millones, son considerados así. Se les llama Dalits en la India, aunque son conocidos también como parias e intocables. No pueden entrar en la casa de un brahman, porque contaminan, incluso no pueden beber de la misma fuente de agua. Los niños dalits en los colegios tienen que sentarse aparte, en la parte de atrás del aula, sin juntarse ni rozar a los demás, no pueden beber durante todas las horas de clase hasta volver a casa porque no pueden utilizar las mismas fuentes de agua. Al caminar por las zonas de los privilegiados tienen que descalzarse y andar con los pies desnudos sobre la tierra, su sombra no debe caer sobre los otros, y mucho menos pueden tocarlos pues eso "mancharía" a las otras castas. Podrían ser objeto de apaleamiento por ello. 


Curiosamente, aunque son intocables, las mujeres dalits son objeto de violencia sexual, asaltos y violaciones por cientos. Nunca se encuentra a los culpables, no se aceptan sus denuncias, consideradas como falsas acusaciones.

Sacerdotes brahmanes

Dios lo ha querido así. Unos nacieron de la boca del dios Brahma, son los que entienden los textos sagrados, son los brahmanes, los hombres de dios y sacerdotes también, aunque ello no les impide hacer buenos negocios y de hecho forman parte de la élite financiera de la India. Por otro  lado están los Kshatriyas o guerreros que surgieron del pecho y los brazos de Brahma, son la clase noble guerrera, pero lo cierto es que se dedican a los negocios y al manejo de las tierras como terratenientes, son los llamados neo-kshatriyas. 

Vaisyas - Banias

Los vaisyas o banias se dedican al comercio, en realidad son meros prestamistas. Reciben a sus clientes uno a uno, en secreto, para que nadie conozca sus tratos, no hay límite a la avaricia ni al comercio, los ignorantes sudras e intocables, recurren a ellos para finalmente ser engañados, vendiendo sus pequeños trozos de tierra asignados por el gobierno por una miseria de dinero para salir de una enfermedad o para poder educar a los hijos. Ahora los vaisyas se han modernizado, son los amos del e-commerce o comercio electrónico.

Los ignorantes Dalits recurren a ellos, así como recurren a los Brahmanes para las ceremonias. Cuando alguien muere por ejemplo, los brahmanes vienen y rezan algunas plegarias ininteligibles en sánscrito, que los dalits temerosos no entienden, luego al terminar sin ningún tipo de simpatía por los deudos y evitando ser tocados se levantarán y pedirán ser pagados, y harán una lista interminable de bienes que consideran que deberán formar parte del pago. Los pobres dalits, que ni siquiera tienen a veces para comer, harán todo lo posible por reunir entre todos los que el insaciable sacerdote brahman les pide.

"Ese es su karma", así decía un sacerdote brahman en un documental televisivo, señalando además que las castas no deben mezclarse porque "la naturaleza enseña que la mezcla de razas entre los animales es dañina". Así dijo el pedazo de animal este, fruto de alguna mezcla rara según parece.

Ya en sus escritos la gran maestra H.P. Blavatsky criticaba a los brahmanes calificándolos como “los jesuitas de la India”… "sus templos se han convertido en cementerios donde yacen los meros cuerpos de aquellos que fueron bellos símbolos en otro tiempo, allí reina ahora suprema la superstición y la explotación". 

Muy distinta era la opinión de la neo-teósofa Annie Bessant, que traicionó en más de un punto la filosofía enseñada por H.P. Blavatsky, así por ejemplo Besant admitía y mantenía el sistema de castas de la India. La opinión de Ghandi dependía de las ocasiones, porque en sus declaraciones a periódicos extranjeros hablaba de la abolición de las castas, pero en sus discursos internos en la India hablaba de manera contraria.

Asumir pues esta idea del "karma" de manera ligera, es abrir la puerta a posibles manipulaciones negativas. A cada luz le sigue una sombra. La idea de karma, debería manejarse como un concepto filosófico, absolutamente privado de cualquier connotación externa o comparación. Nadie puede juzgar a nadie, y mucho menos por ideas mal asimiladas y peor aplicadas. 

Alguien puede disfrutar de una vida lujosa y fácil y otra de una vida desgraciada llena de enfermedades y pobreza. Pero no podemos juzgar sobre ello, porque puede que el hombre de vida placentera y llena de riquezas esté creando un terrible karma si no utiliza todos esos medios para paliar el sufrimiento de los demás seres humanos, y por otro lado el pobre lleno de sufrimientos quizás está desarrollando una paciencia sin límites, una fuerza de voluntad a prueba de todo que será su escudo en su futura evolución, o quizás ocurra todo lo contrario, el rico aprenda a ser sabio y ayudar a los demás, mientras que el pobre se hunda en su miseria lleno de odio. Nadie sabe nada, nadie puede ver el interior de nadie, ni siquiera el de uno mismo es fácil de ver, nadie puede juzgar, sólo hay una cosa que puedes decir y la debes decir con todo el corazón: "tú eres mi hermano, todos sois mis hermanos, todos somos una sola familia humana"

Descargar en PDF

No hay comentarios:

Publicar un comentario