lunes, octubre 25

La Voz del Silencio y las 7 Voces del Dios Interno

 La Voz del Silencio y las 7 Voces del Dios Interno

El Sendero de la Liberación
Todos los seres desean su liberación de la miseria
Busca pues las causas de la miseria y extirparlas.
Se alcanza entrando en el sendero de la liberación de la miseria.
Exhorta a todos los seres para que entren en el Sendero.
Dedicación en el frontispicio de la edición de Pekín
de la Voz Del Silencio,dedicada por el IX Tashi Lama.

Madame Blavatsky tuvo un profundo conocimiento de la filosofía budista y las doctrinas que ella promulgó fueron las de los grandes maestros. Este libro es una llamada a los hombres para olvidar el deseo, disipar todo mal pensamiento y entrar en el verdadero Sendero. [B.T. Chang Secretario del Tashi Lama, Pekin Julio 1927]

***

Después de más de 130 años desde su publicación continúan apareciendo nuevas publicaciones y re-ediciones de éste precioso pequeño libro, “La Voz del Silencio”. Su autora, o más bien traductora, H.P. Blavatsky, personaje exaltado por sus seguidores, y execrado injustamente al mismo tiempo por aquellos que ni siquiera se han preocupado en saber algo realmente acerca de su obra, nos introduce así a la lectura de este pequeño librito: 

Hellen Petrovna Blavatsky

"Las páginas siguientes son entresacadas del "Libro de los Preceptos de  Oro", una de las obras que figuran en manos de los Estudiantes de Misticismo en Oriente... "El Libro de los Preceptos de Oro" reclama igual origen que la gran obra mística denominada Paramârtha, la cual, según nos dice la leyenda de Nâgârjuna, fue entregada al gran Arhat por los Nagas o «serpientes» (Maestros Iniciados)..."

"Los primeros discípulos de Gautama Buddha, eran indios y arios, y no mongoles, especialmente aquellos que emigraron al Tíbet... Los Preceptos originales están grabados en delgadas placas cuadrangulares, muchas de las copias lo están en discos. Tales discos o placas se guardan generalmente en los altares de los templos anexos a los centros en que se hallan establecidas las escuelas llamadas «contemplativas» o Mahâyânas (Yogachârya)..."

Este texto de manera misteriosa comienza con palabras extrañas, difíciles de entender para el oído no experimentado en los modos orientales de expresión: dobles negaciones que son afirmaciones, ricas imágenes y abundantes alusiones míticas y simbólicas. Comienza este libro con una invitación o más bien un desafío a todos aquellos que quieren llegar los secretos más recónditos de su propia alma.:

"Aquel que pretenda oír la voz de Nâda [el sonido primordial, el sonido supremo extendido a través de todo el universo, la voz del espíritu], "el Sonido insonoro", y comprenderlo, tiene que enterarse de la naturaleza del Dâranâ [la intensa y perfecta concentración de la mente en algún objeto interno, acompañada de una completa abstracción de todas las cosas pertenecientes al universo exterior o al mundo de los sentidos.]..."

"Habiéndose vuelto indiferente a los objetos de percepción debe el discípulo ir en busca del Rajá (rey) de los sentidos, al Productor del pensamiento, aquel que despierta la ilusión..."

El libro continúa invitando al control de nuestros sentidos y pensamientos, de manera que estos no interfieran con el examen de lo más recóndito de nosotros mismos, para ello nos plantea una escala de ascenso progresivo hasta llegar a escuchar en su plenitud y con claridad la Voz Secreta del Espíritu Interior.  

"...Antes de que puedas sentar el pie en el peldaño superior de la escala, la escala de los místicos sonidos, tienes que oír la voz de tu Dios interno de siete modos distintos..."

Los 7 modos distintos de escuchar nuestro Ser interior hacen referencia al septenario explicado en otros lugares de este blog, o sea el cuaternario de nuestra personalidad humana, lo físico, lo energético, lo emocional y lo mental, además de la tríada espiritual, o sea la mente universal, la intuición divina y finalmente la última esencia espiritual o Voluntad Pura, Atma.

Lo importante es entender que nunca podremos alcanzar el plano espiritual si no lo encontramos primero y de manera progresiva en todos y cada uno de los niveles de nuestra personalidad. Dice así el texto, describiendo ese sonido en cada uno de los niveles septenarios:

"Como la melodiosa voz del ruiseñor entonando un canto de despedida a su compañera, es el primero"


Se refiere al canto del ruiseñor  बुलबुल, el pequeño pájaro que canta entre las ramas del árbol del mango en flor, en la primavera, y que se asocia con el amor en la poesía tradicional hindú. El mango, cuyos frutos encierran pequeños mangos completos, era símbolo de aquello que encerraba una promesa de futuro. De la misma manera nuestro cuerpo físico, perecedero, frágil y corruptible, encierra en su interior la promesa del nuevo ser. Esa es la primera voz, la voz que se expresa primero en el amor humano, que nunca satisface y que conduce a la búsqueda de otro amor más puro. ¿Quién no ha sentido su llamada?

"Percíbese el segundo a la manera del sonido de un címbalo argentino de los Dhyanis, despertando las centelleantes estrellas."

En hindú se llama Khartal a los címbalos. Se asocian con la fuerza del fuego y con los chakras básicos, su poder se relaciona con la capacidad de persistencia, la capacidad para soportar actividades físicas sin cansarse. Son también los crótalos de las serpientes que ascienden y que representan la energía. Corresponden pues al plano energético o pránico.

"Suena el siguiente como el lamento melodioso del espíritu del océano aprisionado dentro de su concha."

Las conchas sagradas son atribuidas al dios Vishnú en la mitología hindú. Son capaces de potenciar las vibraciones psicológicas positivas, el coraje, el optimismo y la voluntad. Corresponden a la voz que llamando desde el mundo emocional, lo verticaliza.

"Y éste va seguido del canto de la Vina." 

La Vina es por excelencia el instrumento de Saraswati, la diosa del aprendizaje, de todas las enseñanzas, diosa de la palabra, las artes, la música y el conocimiento. Se refiere al dominio de la mente inferior o Kama manas. 

"El quinto, a manera de flauta de bambú, suena vibrante en tu oído."

Es la flauta de Krishna, quien con su flauta divina, resuena en el corazón del hombre, despertando los más altos valores y, como ocurre en el Bhagavad Gita, llamando a la batalla por los ideales, por lo superior, para conquistar así la Mente Superior o Manas, entonces una vez conquistada nos dice el texto que este sonido se hace potente:

"Y luego se convierte en sonido de trompeta."

Entonces la inspiración divina se transforma llamándonos con las trompetas de un  Ideal Fuerte y Vigoroso que se siente en el interior.

"El último vibra como el sordo retumbar de una nube tempestuosa."

La Intuición Poderosa, que sabe y conoce sin intermediarios, que se afirma en la Sabiduría Divina, vibra con el sonido que anuncia la llegada del Último Misterio: 

"El séptimo absorbe todos los demás sonidos. Éstos se extinguen, y no se les vuelve a oír más."

"Cuando los seis han sido muertos y abandonados a los pies del Maestro, entonces el discípulo está sumido en el UNO, se convierte en este UNO, y en él vive."

Gracias Maestra por este hermoso texto, que sólo el alma puede reconocer.

Descargar en PDF

1 comentario: